Pedro Sánchez: o tonto o cómplice del separatismo o las dos cosas a la vez

Es posible que Pedro, Niño Mono, Sánchez crea que tiene la varita mágica para conseguir, a base de ceder y ceder y ceder, que los separatistas dejen de serlo y pasen a ser cumplidores leales de la Constitución y hasta fervorosos españoles. Si Pedro Sánchez cree esto es que es tonto.

La otra posibilidad es que Pedro Sánchez sea un cómplice consciente o inconsciente del separatismo. Que, de alguna manera, comparta en cierta forma las ideas estúpidas separatas y crea que hay regiones españolas que son naciones y que tienen derecho a la autodeterminación. Esta idea absolutamente idiota se encuentra bastante extendida en la izquierda que habita España, única nación de la Península Ibérica, que la izquierda no reconoce.

Y lo peor es que se combinen las dos cosas. Que Pedro Sánchez sea tonto, que lo es, y que sea un cómplice, más o menos consciente, del separatismo. Sólo así se explica la constante llamada al diálogo y la estúpida teoría de que hacer política es necesaria y únicamente sentarse a hablar con unos hijos de puta como si no fuera igual de política sentarse a hablar o correrlos a gorrazos desde la Diagonal hasta el Monasterio de Montserrat. El problema no es hacer política sino acertar en la política adecuada para tratar con esta gentuza.

1 Comentario

  1. 1. Rajoy y el PP han sido tontos, cómplices y cobardes.
    2. Pero este es, directamente, UN FELÓN, COMO EL CONDE DON JULIÁN, que entregó la península ibérica a los musulmanes.

Comentarios cerrados.