Pedro Sánchez, el PSOE, la Ley de Memoria Histórica y el Valle de los Caídos

El inefable Pedro Sánchez se ha puesto en marcha, 40 años después de la muerte del Caudillo, 80 años después de acabada la Guerra Civil, para ajusticiar a Franco y al franquismo al modelo talibán. Que no quede un símbolo de Franco en toda España.   A ver que hace con las viviendas sociales, las universidades, las Ciudades Sanitarias, los pantanos…

El planteamiento del PSOE es claro. La actual LMH se queda corta.  Quieren legislar que las exhumaciones, sólo de izquierdistas, corran a cargo del Estado, que se cree una Comisión de la Verdad, en la que nos ofrecemos a participar, la retirada de la simbología franquista, lo que prueba que la llevada a cabo hasta ahora no estaba amparada por la LMH y, acabáramos, declarar la nulidad de las resoluciones de los tribunales franquistas para que queden moralmente impunes los crímenes del PSOE. Como no, sacar a Franco del Valle de los Caídos.

Todo esto lo ha hecho en la tapia de un Cementerio de Paterna sin tener en cuenta que la LMH prohíbe la realización de actos reivindicativos de la Guerra Civil, y sin duda el llevado a cabo por Sánchez puede interpretarse así, en los Cementerios. Por eso el Valle de los Caídos, y suponemos que los demás cementerios, son los únicos espacios del territorio nacional donde no hay libertad de expresión y no se puede homenajear, por ejemplo, a Franco.

En algo tiene razón Sánchez: “una sociedad que formaliza el olvido para no abrir heridas, se expone a la repetición de los errores de su historia”. Por eso, el error de toda la derecha política, de los falangistas, de los tradicionalistas será, como ante la LMH,  inmenso al ponerse  de perfil ante este proyecto socialista. Y es que   España puede repetir su historia y volver a  la posición en la que la izquierda puso a España en Febrero de 1.936.

El otro error de la derecha es pensar que el pasado no importa. Orwell escribía que quien controla el presente, controla el pasado. Y quien controla el pasado, controla el futuro. Lo que no sabía Orwell es que la derecha, en España, roza el retraso mental y aunque controla el presente, concede a la izquierda el control del pasado lo que nos llevará a un futuro controlado por la  izquierda.

Con dos pelotas, Sánchez ha dicho que esta propuesta  “no se aborda desde el ánimo de revancha”.   Vaya usted a la mierda.

Con respecto a  exhumar a Franco del Valle de los Caídos no nos oponemos. Quizá Franco sea así enterrado en un lugar donde sea posible ejercer la libertad de expresión y rendir público homenaje al Caudillo. Por lo demás, sacar a Franco del Valle de los Caídos,  en estos momentos de la historia de España tendría algo de simbólico: ¿Deja Franco el Valle de los Caídos para volver a luchar y  seguir ganando batallas después de muerto?