Patria. Por Juan E. Pflüger

De las sesiones dedicadas a la moción de censura presentada por Pedro Sánchez contra Mariano Rajoy se han hecho muchos análisis. Unos sesudos, otros interesados, algunos incluso se han dedicado a analizar cuestiones frívolas como vestuarios y gestos. Pero no he visto ninguna que se refiera al empleo de la palabra Patria durante los discursos de los líderes políticos.

Y no sé si ustedes se han dado cuenta, pero solamente hubo dos políticos que la emplearon: Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Algo que a los que nos enorgullecemos de ser patriotas debería llamarnos a reflexionar. ¿Por qué quienes desprecian a España la emplean y quienes dicen defender la unidad nacional –léase PP y Ciudadanos- la abandonan?

La palabra Patria debe interpretarse en función de quién la use. Y preocupa que quienes, como los podemitas, están conforme con la ruptura del territorio nacional en Cataluña y las Vascongadas no duden en usarla. Para ellos la patria tiene más que ver con lo que significa en Venezuela, o como dice el ex JEMAD de Podemos, Julito “el rojo” en el título de su libro: mi patria es la gente. Es decir, una prostitución de la palabra para hacerla perder su sentido.

Que la use Pedro Sánchez, el inventor de la nación de naciones, es tan peligroso como el caso anterior. ¿Cuánto tiempo tendremos que esperar a que hable de patria de patrias? Es absurdo que se manipule de esta manera el lenguaje.

Y en el otro lado tenemos al PP y Ciudadanos, siempre fieles a sus complejos. Incapaces de usar la palabra patria para evitar que se les tilde de “fachas”, como si la patria fuera una cuestión de ideologías políticas. Ellos hacen abandono de la palabra que, no nos engañemos, hace referencia a lo que debería ser su principal preocupación. Un desuso que les saldrá caro, porque cederán a la izquierda su uso, y la izquierda la pervertirá como todo aquello que toca.

Y de esta manera la derecha dejará que sea la izquierda la que reescriba los vínculos afectivos, históricos y jurídicos que nos vinculan con la patria, y conseguirá que la patria deje de existir tal y como la conocemos. ¿Es esa su intención?