Partido Popular: exhibición impúdica y constante de corrupción

Que el PP no entienda que su mejor servicio a España es desaparecer sólo es comprensible por el hecho de que el PP no deja de ser una agencia de colocación para un montón de peperos que pasarían al paro. Desde un punto de vista moral, es difícil que los mismos peperos no sean conscientes del inmenso daño que el PP está haciendo a unos valores que se presume defiende aunque, en realidad, encima  los aparcó desde hace muchos años.

La pasarela de Barcenas, Costa, Granados por las teles que Soraya ha puesto a disposición de la izquierda, poseedora única de toda la información que llega a los españoles por televisión, es demoledora. Digan lo que digan las futuras Sentencias, que llegarán cuando el hombre haya colonizado Marte,  a nadie nos cabe la menor duda de que el PP, como partido, ha trincado pasta de cada contrato público que han adjudicado sus administraciones, al menos, en Madrid y en Valencia. Y a nadie nos cabe la menor duda de que en ese trinque un buen montón de dirigentes del Partido Popular han hecho un asqueroso, obsceno  e injustificable negocio personal.

El Partido Popular es un partidito bastante asqueroso de niños bien. Niños con la vida resuelta que no  han pegado un palo al agua en su vida y que encontraron en la política el camino para forrarse pudiendo seguir sin pegarle un palo al agua. Gente obsesionada con la pasta, descontenta con una vida resuelta y dispuestos, cínicamente, a robar dinero a espuertas  a todos los españoles sin despeinarse entre risas, juergas y saraos denigrando con ello a la España con la que, a veces,  cada vez menos, se llenaban la boca. Por cierto, el que no pillaba, sabía que se pillaba y miraba para otro lado para seguir en el machito, incluso a costa de su propia dignidad. Es, muy probablemente, el caso de la Espe y de la Cifu.

Si queremos que los valores que el PP representa sobre el papel, aunque abandonados hace mucho tiempo por los de Rajoy, recuperen vigencia, revivificados y mejorados, es necesaria la desaparición del Partido Popular y aires nuevos.

1 Comentario

Comentarios cerrados.