¡Partidazo!: España Portugal empatan 3-3 en un festival goleador

Para España es un bajón el resultado con el gol de Cristiano en los últimos momentos, pero hay que quedarse con lo bueno. La selección se ha levantado de dos golpes duros, ha dominado, ha demostrado que juega mejor y que tiene opciones de coserse esa segunda estrella al pecho.

Un partido de saco de palomitas, loco, indomable, al que sólo le faltaron la prórroga y los penaltis, encendió el Mundial para España. Con un guión de documental la igualada retrata a las dos selecciones. Portugal se abrazó a Cristiano, que rodó una trilogía, brutal cuando tiene hambre e igualó a la selección de Hierro, desarmada en el inicio, brillante en el tramo medio, con un Isco descomunal, y con el sistema nervioso destrozado en el final. España se rearmó después de un sopapo en el primer susurro y un mazazo en el balcón del descanso, pero la última bala de Cristiano, una falta al borde del área, la dejó sin respuesta. En el agujero negro del día hay que dejar a De Gea, con un fallo de los que en un Mundial te mandan a la puerta de embarque.