Pancarta contra el Rey en Plaza Cataluña. Suspensión de la autonomía, ya

La deslealtad de las instituciones catalanas haca el Estado español es tan evidente y palmaria que procede ya, sin más dilación, la suspensión inmediata de la autonomía. Nada ha frenado el ímpetu soberanista de los tarados liderados por Carlos Puigdemot tras un primero de octubre fallido, un 155 mal aplicado y unas expatriaciones y encarcelamientos que no han hecho sino acrecentar la fábula de la identidad nacional catalana. Procede ya el correctivo. Pedro Sánchez podrá pasar a la Historia como el presidente que frenó la locura autonomista o unirse al grupo de los presidentes que han dado cobertura y alas a los golpistas, como Rajoy, Rodríguez Zapatero, Aznar, González, Calvo Sotelo y Suárez.

Un grupo de independentistas colgó de madrugada una pancarta en contra del Rey en la fachada de un edificio de la Plaza de Cataluña de Barcelona, donde se celebrará el acto central en recuerdo de las víctimas de los atentados del 17-A.

La pancarta, de grandes dimensiones y perfectamente visible desde el lugar donde el Rey asistirá al homenaje a las víctimas de los atentados yihadistas, pone, en inglés ‘The spanish king is not welcome in the Catalan Countries’ (el rey español no es bienvenido en los países catalanes»).

El mensaje, escrito en letras negras y rojas sobre un fondo blanco, va acompañado de una imagen del Felipe VI colgando boca abajo. Aunque ninguna entidad reconoció por el momento estar detrás de la acción.

Por su parte, los Mossos d’Esquadra aseguran que la competencia para instar a la retirada de la pancarta colgada por unos independentistas en la plaza de Cataluña contra de la presencia del Rey en el homenaje a las víctimas del 17A es del Ayuntamiento de Barcelona, ya que no supone ningún riesgo para bienes ni personas.

En un comunicado, los Mossos sostienen que la retirada de esta pancarta, que anoche colgó un grupo de independentistas en la fachada de un edificio de la plaza de Cataluña, sólo estaría justificada por su parte por «vía de urgencia» si supusiera un peligro para los bienes y las personas.

En este caso, tras constatar que el anclaje de la pancarta no es «deficiente» ni supone ningún riesgo de «caída inminente», la policía catalana considera que la competencia para instar su retirada es municipal, a cargo del consistorio de Barcelona, liderado por Ada Colau, con la apertura del expediente correspondiente.

Los Mossos recuerdan además en la nota que la instalación de una pancarta en un edificio está condicionada a la obtención del correspondiente permiso por parte del Ayuntamiento de Barcelona.