Observadores Internacionales… previo pago de su importe

La cuenta que tenía el Diplocat en Caixabank refleja al menos cuatro pagos directos a tres observadores internacionales que acudieron a Cataluña para el referéndum del pasado uno de octubre. Según el extracto de la cuenta, al que ha tenido acceso Europa Press, hay registradas seis transferencias internacionales de las cuales al menos 5 fueron destinadas a observadores.

Estas transferencias son distintas de las dos que realizó la Delegación de Catalunya en Bruselas desde una cuenta del BBVA a la empresa holandesa The Hague Centre for Strategic Studies, que sumaron 119.700 euros. Estas últimas estaban enmarcadas en un contrato por 177.065 euros, con lo que faltaría un pago por ejecutar de 47.365 euros. Aunque este contrato tenía por objeto «asesoramiento para el desarrollo de una estrategia de acción exterior multidimensional en el entorno de la UE», la Guardia Civil considera que son pagos por el envío de observadores.

Los observadores

Según los documentos bancarios aportados al Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, el irlandés Michael Grange, acreditado como analista de campaña, recibió una transferencia internacional de 4.208 euros el 16 de agosto del 2017 y otra más el 21 de septiembre, por 4.873,44 euros. A Anne Grandvoinnet Serafini, procedente de Francia como analista, se le hizo una transferencia el mismo día por un total de 3.409,09 euros, asi como también a Samuel Cunnigham, por 3.961,91 euros.

El mismo día que se hicieron las transferencias a estos tres observadores, el Diplocat realizó otras tres a nombre de las siguientes personas: John Ault, por 5.250 euros; Lloyd Dalziel, por 5.586 euros y Kimberly Joy Kippen, por 4.208,75 euros. Aunque estos dos últimos recibirían otras dos transferencias los días 21 y 22 de septiembre, por 3.050 y 3.607,50 euros, respectivamente. Todas ellas suman 21.701,50 euros.

Fondos de la Generalitad y del exterior

El documento bancario que aporta la Guardia Civil al Juzgado de Instrucción número 13 abarca desde el 1 de agosto hasta el 30 de noviembre del 2017. La citada cuenta se alimentaba principalmente de los fondos que le transfería la Generalitad cada 15 o 20 días, ya que en esos 4 meses hay 5 transferencias por 154.497,33 euros cada una, lo que hace un total de 772.486,65 euros.

Vamos, que queda en evidencia la neutralidad de los observadores internacionales amaestrados a golpe de talonario.