Objetivo conseguido: No ha quedado un puto lazo amarillo

Hoy se ha vuelto a demostrar que no valen medias tintas, que hay que plantar cara, y que se ha acabado el miedo. Ante la convocatoria de esta mañana de los independentistas catalanes para llenar de su basura amarilla las calles de Barcelona, un pequeño grupo de patriotas convocados por los GDR, se han presentado donde se encontraban los independentistas, y han ido con ellos por las calles de Barcelona, en su propia cara y sin entrar en debates dialécticos, iban quitando los plásticos amarillos que a modo de lazo, los imbéciles que pretenden reivindicar la existencia de presos políticos, colocaban momentos antes.

A escasos metros, cuando no, entremezclados con ellos iban cortando con un cúter los lazos que los separatistas colocaban. Dada la abundante presencia de medios de comunicación, los independentistas sacaban su mejor cara, y preguntaban con un marcado acento: ¿Pero por qué os molesta? ¿Por qué los quitáis? Mientras que les recriminaban: Sed demócratas, respetadnos, poned vosotros lazos rojos si queréis, pero no quitéis los nuestros. En todo momento los sediciosos  pretendían entrar en la discusión, pero los patriotas españoles no les han seguido la corriente, y a pesar de la tensión existente no han entrado en discusión, dedicándose únicamente a dejar la ciudad mucho más limpia, libre de falsas acusaciones contra España, en forma de lazos amarillos. Mañana quizás los vuelvan a poner, pero hoy ha quedado demostrado que donde esté latiendo un corazón español, no se van a permitir actuaciones de este tipo. Hoy en un número de 10 a 1 en contra de los partidarios de la Unidad, se les ha plantado cara. Tan sólo alguna denuncia de los partidarios de la independencia de que habían sido amenazados con el cúter; cúter que la única amenaza que suponía era para la integridad de los lazos amarillos que eran cortados de raíz.

Que sigan haciéndose las víctimas, que sigan lloriqueando. La auténtica Barcelona ya no calla.