Nuevos hallazgos entre las «cenizas»

30 8 2017LA PRENSA INTERNACIONAL SE HIZO ECO DE QUE LA CIA HABIA ALERTADO SOBRE UN POSIBLE ATENTADO EN BARCELONA EN LA FOTO EXPRESS

Una vez más queda al descubierto que los Mozos de Escuadra intentaron destruir un montón de pruebas de todo tipo, reduciéndolas a cenizas, no sólo hechos relacionados con presuntos delitos en cuanto al procés, sino también en cuanto a la desidia demostrada con la información recibida sobre la amenaza de un ataque terrorista en las Ramblas.

La Policía Nacianal consiguió in extremis, gracias a un soplo, impedir que policías autonómicos destruyeran un montón de documentación en una incineradora del Besos. Incautando los documentos que al parecer, eran de puro trámite, partes de bajas, etc, vamos… documentación sin importancia.

Esta documentación incautada, a medida que va siendo analizada por el Juez y por la Policía desvelan, que entre esa documentación intranscendente se escondían importantes documentos que interesaba destruir. Los últimos documentos revisados desvelan que efectivamente las Agencias americanas, habían comunicado a los Mozos, la existencia de una amenaza sobre un posible ataque terrorista en las Ramblas. El atentado se produjo el 17 de Agosto y un montón de personas perdieron su vida en él, porque hicieron caso omiso al mismo. Esta información que dejaba en mal lugar a la Policía autonómica fue desmentida por el entonces Presidente Puigdemont, el Consejero Joaquin Forn y el Mayor de los Mozos, Sr. Trapero. Con estas mentiras consiguieron dar la vuelta a los hechos, de manera que lo que fue una grave negligencia, aparentó ser una operación exitosa de los Mossos que fueron incluso condecorados por su resolución.
Forn y Trapero llegaron a calificarlo de montaje, y dijeron que se estaba desatando una campaña de «desprestigio e intoxicación», negando toda veracidad al documento.

Ahora se vuelve a caer otra mentira; esta vez con un resultado funesto, ya que hubo gran número de fallecidos y de heridos. Ahora ha aparecido el original en Inglés de la alerta, remitido a los Mozos el 25 de Mayo del 2017. Un informe interno elaborado por la policía catalana el día 2 de Junio de 2017.

Debemos recordar la actitud de destruir pruebas de los Mozos, que al llegar a la incineradora, fueron interceptados por unos 20 agentes que les impidieron proceder a la incineración y les exigieron la entrega de todos los documentos.
Llegaron a existir momentos de tensión, que al final llevaron a incautar 36 cajas llenas de documentos, ahora acaba de aparecer el documento original de EEUU, hasta entonces negado por la cúpula catalana de Interior.

La alerta entró en la base documental de los Mossos, el original en inglés repite, palabra por palabra, el texto publicado por El Periódico de Cataluña:
«Información no corroborada de veracidad desconocida de finales de mayo del 2017 indicaba que el Estado Islámico de Irak y ash-Sham (ISIS) estaba planeando llevar a cabo ataques terroristas no especificados durante el verano contra emplazamientos turísticos muy concurridos en Barcelona, España, específicamente en la calle La Rambla.»

El documento confiscado en Sant Adrià es el texto original destinado a los Mossos d’Esquadra. Este último cataloga como «secreto» el informe, cita como emisor a Estados Unidos («USA»), se dirige a “Mossos d’Esquadra” y su numeración, “MOS-0010/17”, indica que se trataba de la décima comunicación antiterrorista del año enviada por EEUU. La relación, pues, era fluida. El enunciado es elocuente: «Supuestos planes del ISIS para atacar zonas turísticas en Barcelona, España, en verano del 2017.»

El dosier original procedía del National Counterterrorism Center (NCTC), que coordina la información antiterrorista de las agencias federales de inteligencia de EEUU y comparte información con servicios análogos y policías de todo el mundo. Y las pistas las había recolectado la Agencia Central de Inteligencia (CIA)
Este mismo aviso llegó, también el 25 de mayo, al mando antiterrorista del Estado (CITCO), a las fuerzas de seguridad y al Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Y estos alertaron nuevamente a los Mossos, que luego lo negaban.

¿Por qué Forn y Trapero se empeñaron entonces en desmentir que EEUU había enviado a los Mossos esta alerta en concreto? La explicación hay que buscarla en el contexto político del momento. Tras desvelarse, el mismo día del atentado de la Rambla, que la CIA había advertido a los Mossos sobre esta eventualidad, el ‘president’ Puigdemont lo negó rotundamente el 20 de agosto: «No hay relación entre agencias de inteligencia internacionales y los Mossos.» Otro tanto hicieron Forn el 22 de agosto («No tenemos contacto con la CIA, ya nos gustaría») y Trapero, el 28 («Es mentira»).

En vísperas del 1-O, la publicación del documento, que acreditaba la fluidez de esos contactos, dejaba en mal lugar al ‘president’ y podía empañar la imagen de los Mossos por su actuación posterior a los atentados de Barcelona y Cambrils. Lo que explica que Forn y Trapero se obstinaran en un desmentido que al fin se ha revelado falaz, pues hasta los Mossos han acabado por confirmar la veracidad del documento.

¿Quien ordenó la destrucción de esta documentación? Sabemos que la misma provenía de la Comisaría general de información de los Mossos y que era dirigida por Manel Castellvi, hombre de total confianza de Trapero, el cual, casualmente, pocos días después pidio la jubilacion anticipada.