Nuevo rechazo a que los golpistas del independentismo salgan en libertad con el cuento del impacto familiar

Una vez más, la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha denegado;  una vez más ha decidido que las continuas estrategias para salir a la calle con disculpas varias, de los políticos presos del catalanismo militante, no debían ser escuchadas.

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha dicho que no van a quedar en libertad, a pesar de lo que digan las defensas de los nueve procesados, con el asunto del Procés. Y que están en prisión provisional (José Rull, Jorge Turull, Raúl Romeva, Oriol Junqueras, Jorge Sánchez, Carmen Forcadell, Joaquin Forn, Dolores Bassa y Jorge Cuixart), esta vez se estaban basando, como principal argumento, en el impacto que la situación de prisión tiene en el entorno familiar y personal de cada uno de ellos, vamos … lo mismo que para todos los presos.

El entorno familiar es importante, pero suele ser tenido en cuenta para condenas inferiores a los cinco años, nunca para grandes penas, sobre todo porque aquellos que no están en prisión  han puesto pies en polvorosa, que se lo agradezcan a los fugados, porque si diesen sensación de seriedad, de compromiso, y sacasen pecho de su condición de encarcelados por el hecho de ser consecuentes, a lo mejor y al menos durante la prisión preventiva, les hubieran dejado en libertad.

Pero ningún juez quiere hacer el ridículo si aprovechando su libertad provisional escapan. Vamos que nadie quiere salir en “los papeles” por confiado. Así que de momento seguirán disfrutando de una cómoda estancia en el hotel Rejas.

Quien sabe, si algún día tendremos que acompañarles.