Nos dijeron que era una chocolatada y como no nos invitaron… nos fuimos

Esta es una de las gilipolleces que han llegado a decir los mossos de escuadra con relación a lo que se encontraron al llegar a uno de los colegios electorales el día del referéndum ilegal del 1 de Octubre. Han afirmado en un informe que cuando llegaron al colegio y vieron tanta gente, les preguntaron que qué hacían allí, y los congregados entre risas les dijeron que se trataba de un acto lúdico, una chocolatada. Desconocemos si es que no les invitaron, o alguno de los mossos eran diabéticos, pero lo cierto es que decidieron marcharse, para no interferir en el ágape.

Ante este tremendo desatino, sólo quedan dos posibilidades en un estado medianamente coherente:

1ª .- Crujirse a los autores del informe que han manifestado lo de la chocolatada por desacato a las órdenes dadas, a los tribunales de justicia y a la madre que los parió por pensar que todo el mundo alrededor de ellos son imbéciles.

2º.- Los imbéciles son ellos, y entonces deben perder inmediatamente la condición de policías, porque no se entiende que la seguridad de una región de España esté en manos de semejantes torpes, e incapaces, rayando la oligofrenia.

Sólo hay esas dos posibilidades, y todo lo demás es perder el tiempo.

1 Comentario

  1. LA ÚNICA FORMA DE QUE LOS MOZOS SE DECIDAN A TRABAJAR, Y CUMPLIR CON SU DEBER, es poner al frente de los mismos a uno o varios Generales, Jefes y Oficiales de la GUARDIA CIVIL, con su ESTADO MAYOR correspondiente, poniendo en todos los puestos de Mando a la Benemérita.
    Y al que no obedezca, o se haga el remolón, expediente disciplinario Y SUSPENSIÓN DE EMPLEO Y SUELDO, o incluso denuncia judicial.
    A grandes males, grandes remedios.

Comentarios cerrados.