No te pases al entrenar: cinco consejos de experto para hacer ejercicio con cabeza

Si tú mismo te has convertido en tu propio entrenador y tus rutinas de ejercicio van ganando en intensidad, ¡cuidado!, puedes arrepentirte y mucho. El fitness no siempre es saludable.

Por fin parece que ha llegado el calor, y con él la hora de decir adiós a la socorrida americana y empezar a lucir camisa por dentro del pantalón… y, por extensión –nunca mejor dicho–, barriga cervecera. Bien, pues si ya te han entrado las prisas y estás aumentando la intensidad y frecuencia de tus carreras a la salida del trabajo o acelerando tu ritmo en el gimnasio, detente y reflexiona antes de cargar de nuevo esas pesas de musculación con cinco kilos en cada disco. Porque, en lo que al ejercicio se refiere, tan malo es no llegar como pasarse.

¿Cómo actuar si detectamos que hay sobreentrenamiento? El director de la Unidad de Salud Deportiva de Vithas Internacional sale al rescate: “Lo primero es el reposo deportivo; un detenido estudio posterior nos dirá las acciones concretas que hay que tomar en función de la sintomatología, de qué órganos están afectados y de la naturaleza de las alteraciones halladas. Todo debe acompañarse de una alimentación equilibrada en cantidad y calidad. ¡Atención a los regímenes restrictivos en calorías y la actividad física intensa! Y, por supuesto, hay que mantener una correcta hidratación y suplementación, si está indicada por el médico. Con posterioridad, se podrá realizar una incorporación progresiva a los entrenamientos”.

Y recuerda la lección de oro: en el deporte no siempre más es mejor.