New York Times: Así vive Puigdemont.

NEW YORK - MAY 2008: The New York Times newspaper being delivered to newsstands and all night deli's starting at 5am on May, 2008 in New York City. The goal is that all papers will be delivered and available by 8am. (Photo by Jonathan Torgovnik/Getty Images)

El Periódico neoyorkino, ha realizado un acercamiento a la figura política de Puigdemont haciendo mención a cómo transcurre su vida personal en Bélgica, donde hace ya más de tres meses que se encuentra huído.
Carles Puigdemont, «Puchy» como también es conocido, ha intentado por todos los medios internacionalizar el conflicto, si bien lo más que consigue son breves reseñas.

New York Times, compara a Puchy con Wally, ya que siempre es un misterio el paradero exacto del prófugo de la justicia. Dice el diario, que «La policía le sigue buscando en España, los periodistas en Bélgica» ha vivido en distintos lugares, desde el hotel de una familia catalana en Bruselas, o la casa de un empresario de postín rayando la frontera con Países Bajos.

Puigdemont quiso hacer llegar el conflicto catalán al «corazón de las instituciones en Europa», manifiesta el artículo, pero no ha sido capaza de conseguir su objetivo porque «no ha sido capaz de conseguir ningún avance significativo en el frente diplomático, y mucho menos que ningún país reconozca la República catalana», lo cual es manifiestamente un fracaso.
A pesar de eso el periódico referido hace ver las buenas relaciones que existen entre Puigdemont y los nacionalistas flamencos del Nueva Alianza Flamenca (N-VA) personajes independentistas criticados en muchas ocasiones por sus manifestaciones xenófobas, (ellos no se definen así), pero el secretario de Estado Theo Francken ha sido acusado reiteradas veces , por sus comentarios impropios y su mano dura contra los refugiados, así como por el homenaje que realizo a Bob Maes, un conocido colaborador nazi. También ha hablado de limpiear las calles de Bélgica de extranjeros.
Bueno, pues estos son los compañeros de cama, que un día tras otro invitan a sus casas a Puigdemont, Francken le sugirió que solicitase asilo político.
The New York Times reconoce que, a pesar de las complicidades con el N-VA, el exilio de Puigdemont en Bélgica es más bien «solitario» y que es una etapa «dura» para él.

Veremos cuál puede ser el siguiente capítulo de esta charlotada. A lo mejor en algún momento nos reímos y todo.

https://www.actuall.com/wp-content/uploads/2017/06/Collage-sin-t%C3%ADtulo-696×435.jpg