Naciones Unidas no representa a nadie, excepto a los lobbies de presión: ellos mueven los hilos entre bambalinas

Dibujado por Dionisio Codama Sao Paulo, Brasil 2007, Febrero http://aimore.net http://aimore.org

A lo largo de esta semana se ha debatido en Nueva York en el tercer comité de la Asamblea de Naciones Unidas, entre otras cosas: El papel de los padres en la educación sexual de los hijos. A los padres en estas propuestas se les relegaba a un papel secundario, casi marginal, al mismo nivel que sanitarios, o maestros.

Nuestros embajadores, no nos representan, puesto que defendieron desautorizar a los padres, poniendo en cuestión la patria potestad en tres cuestiones que se votaron:

  • La educación sexual de niños y adolescentes (desde los diez años)
  • Los derechos de los niños.
  • Los derechos de los niños y niñas con discapacidad, (como si esto último les hiciese ser menos niños)

En los tres temas, se puso claramente en cuestión la patria potestad de los padres.  Y finalmente las resoluciones que restaban derechos a los padre, no salieron, pero no por los representantes del mundo occidental, sino por los países que componen el grupo africano, donde por suerte la corrupción de los grupos internacionalistas de presión aún no ha hecho mella. En África, gracias a Dios, todavía entienden que los padres deben tener derecho a decidir sobre la educación de sus hijos, en función de sus principios y valores. Definitivamente nos estamos quedando tontos. Y… ¿esto hace falta votarlo? ¡Este derecho estaba hasta la fecha recogido en el 100 % de los tratados internacionales de derechos humanos!

¡Qué mentes enfermas pueden querer quitar ese derecho a los padres!  De los pocos que protestaron.  La Isla Caribeña de Santa Lucía y Jamaica, pero fueron desautorizados, y se exigió votar la propuesta, debemos dar gracias que el grupo africano la asumió como propia, tras un intensísimo debate, en el que los Europeos, se posicionaron contra la patria potestad de los padres, al igual que Canadá o Australia. También fue muy beligerante Holanda que decía que los niños debían decidir libre y autónomamente en cuestiones de salud sexual y reproductiva. De nuestro área prácticamente Estados Unidos y la Santa Sede defendieron el derecho a decidir de los padres. Como señalábamos, tras este debate, finalmente y gracias a los Africanos se admitió por 90 a 76 votos, que los padres habían de ser tenidos en cuenta. ¡Qué paren este mundo que nosotros nos bajamos!.

¿Es que nadie recuerda que la Convención Internacional de los Derechos del Niño, señala el derecho de los niños a la tutela y protección de los padres?  ¿Cómo se puede tutelar a los niños si en occidente se pretende que los padres no intervengan?

¡Qué oscuros intereses!   Pero que muy, muy oscuros.

1 Comentario

  1. Muy interesante la noticia sobre la ONU. Sin embargo, discrepo de la conclusión que se deriva la misma: la educación es un derecho de los padre ssobre los hijos. No es cierto. Los padres no pueden formar a sus hijos como les de la gana y en lo valores que les de la gana.
    El problema está en que desde la ONU, desde todo el ambiente social, se promueven unos valores clarísimos y ya se está promoviendo claramente la proscripción y la prohibición de los contrarios. La milonga de los delitos de odio es el camino elegido para la limitación de la libertad de expresión de valores discordantes con los neovalores occidentales.
    La solución no es clamar por el derecho de los padres a educar en libertad a sus hijos. La solución es poner contra la mesa los valores que han venido siendo los que han construido Occidente. Defenderlos. Exigir que es en esos valores en los que todos los padres deben formar a sus hijos. Hay que luchar contra el error y la falsdad de los neovalores modernos. Lo triste es que ni la Iglesia lo hace y se limita a pedir la libertad de los padres para que, al menos, se le permita un rinconcito donde dar clase a unos cuantos niños.

Comentarios cerrados.