Muchas gracias, Mrs. Merkel. 9 heridos en Chemnitz tras una jornada de violencia

El asesinato de un ciudadano alemán el fin de semana pasado ha desatado las hostilidades en Alemania entre una población dividida y hastiada por las políticas de inmigración de Angela Merkel. El millón largo de inmigrantes que ha tenido que absorber el pueblo alemán ha roto en un infierno de multiculturalidad. Ahora, demostrado ya que entre los que llegaron pasaron muchos terroristas sin control alguno, el foco informativo pasa de los despachos de Inmigración a las calles, iluminadas por las bengalas de la reyerta.

Ayer, en Chemnitz, nueve personas resultaron heridas en las manifestaciones convocadas por Pégida y otras organizaciones afines. Es la ley de la calle en respuesta a las leyes de Merkel. Durante toda la semana, los enfrentamientos entre miembros de la ultra izquierda alemana y partidarios de frenar la invasión islámica en las fronteras ha ido in crescendo. El problema no se soluciona, el millón de musulmanes siegue haciendo imposible la tranquilidad en las calles alemanas, así que la violencia seguirá escalando grados.