Mentiras y retroalimentación en el asunto catalán

Desde que el asunto del independentismo ha pegado este acelerón final, desde que se ha desencadenado este pulso con el estado, estoy preocupado, profundamente preocupado, no digo yo, que la deriva que llevaba el catalanismo radical, no anunciase lo que ahora está pasando, aunque muchos nos criticasen, lo cierto es que hace mucho tiempo que se veía venir. Esta preocupación ha derivado en un mayor interés para estar al día de todo lo que va pasando, hasta ahora, prefería dejar que las cosas ocurriesen, darme un poco de distancia, para luego, de una manera más neutral poder tomar posiciones y tener un punto de vista propio sobre las cosas. Ahora no.

Ahora pierdo un tiempo precioso todos los días en mirarme las notas de agencia, seleccionar noticias, actualizarme y después poder plasmar lo que he leído  en la información expuesta, desde otro punto de vista, dándole a las primicias otro enfoque, apartado de unos y de otros, porque desde el Muro del Pueblo Español, no nos casamos con nadie; en política solo tenemos una lealtad, el amor a nuestra Patria, y lo decimos sin sacar pecho, pero por supuesto sin complejos. En esa búsqueda de la noticia, he tomado la decisión diaria de además de ver las notas de agencia y consultar  algunos de los periódicos grandes, consultar sin falta, algunos de los medios de los que se nutre el nacionalismo, a modo de ejemplo me leo: La Vanguardia, Ara, Avui, El Nacional y El Periódico de Cataluña; los leo a diario, con pena, porque tras una profunda lectura, constante desde hace ahora medio año, he descubierto que no conozco mucho más Cataluña de lo que la conocía, y desde luego que no la quiero más de lo que ya la quería,  por ser una parte integrante del territorio nacional. Procuro leer de manera combinada de aquí y de allá para conseguir mayor objetividad, pero debido algunos días a las prisas, me meto entre pecho y espalda las noticias de cuatro o cinco medios catalanes, del tirón.

Es en ese momento cuando comprendo mejor la realidad de Cataluña y de todo lo que les pasa, tras sentirme un poco catalán en el primero, autonomista en el segundo y casi independentista en el tercero, cuando termino de retroalimentarme y de catalanizarme en modo supremacista, ganas me dan de salir a comprarme una estelada.  Es en ese momento cuando me da mucha pena el del mocho en la cabeza, cuando creo que sólo esos pobres presos políticos tienen hijos que no pueden estar con ellos, por culpa de la malvada España, veo claro el final del paro, el pleno empleo para una Cataluña que va a ser el motor de Europa, en cuanto nos deshagamos del lastre de una Hacienda, que nos da mucho menos de lo que nos quita, es entonces cuando veo claramente que España nos roba, que ellos son muy zafios y toscos mientras yo pertenezco a una raza de superhombres (por cierto a ver si recuerdo que he de catalanizar mi nombre), veo claramente … la sensibilidad catalana, el ansia emprendedora, el sometimiento a la metrópoli, la historia particular de mi pueblo, veo como San Jordi cuando mataba al Dragón, en realidad representaba mediante una leyenda metafórica la liberación de los santos frente a un Dragón (seguramente del barrio de Cuatro Caminos) y con un fuerte aliento como de fuego, que quiere quemar al pueblo catalán. Veo el valor y sacrificio de un pueblo que se levanta cada mañana, un pueblo valiente que si en algún momento puntual se acobarda lo llama «seny». Aprendo como en España son incultos, violentos, ridículos, etc, etc.

Veo en definitiva, cada mañana, como una maquinaria inmensa se pone en marcha para que yo acabe creyéndome las mentiras que me cuentan, que me mastican y me dan bien digeridas; veo como mi revolución es la de las sonrisas y la del diálogo, mientras que España no quiere negociar, ¿el qué?, lo que a mi me parezca; porque yo tengo derecho a exigir, que para eso estoy manteniendo a los vagos extremeños, y  a los andaluces que son unos flojos;  que más da que mi padre sea andaluz, mi padre hace mucho que ya no se llama Javier, sino Xabier, el hombre habla un buen catalán y podría haber nacido en Palafrugell; es más, es de Palafrugell, aunque circunstancialmente naciese en Iznájar (provincia de Córdoba). Y encima tengo de compañeros de viaje en esa lucha liberadora a los etarras vascos y a los que los apoyan, que son unos estupendos y solidarios amiguetes, al igual que los okupas, los perroflautas, los masones, y ese maravilloso pueblo árabecatalán. Desde luego, tenía que haberme leído antes esta prensa esclarecedora, ahora veo claramente que Teresa de Jesús y Cervantes eran catalanes, tan catalanes como Cristobal Colón, entiendo porqué nosotros los catalanes independentistas, somos el ombligo del mundo, y eso hace que cualquier apátrida, que cualquier delincuente o cualquier filo de la putana (o como se diga) aunque pueda odiar las banderas, en general  no tenga ningún complejo sin embargo por llevar la estelada, o la republicana que aunque es de la república de España, es… algo distinto.  Es bonito ser un soberanista, ya me puedo marchar cantando ….

…Baixant de la Font del Cat… una noia ….una noia…

 

 

… OTRA MIERDA PARA TODOS VOSOTROS.