Mensaje serio a la Juve: habéis palmado y el árbitro os favoreció. Noventa minutos en el Bernabéu duran  hasta el final  

Ya está bien, majetes. Que al terminar el partido estuvierais calentitos y dijerais, especialmente Buffon, muchas tonterías tiene un pase. Que al día siguiente sigáis en las mismas ya no lo tiene. El Madrid os ganó la eliminatoria limpia y merecidamente. Estuvisteis bien en Madrid, aunque chatos o chatinis, fue gracias al arbitro que os dio vidilla para que aguantarais hasta el final,  como os vamos a explicar.

El gol de Isco. ¿Os suena? ¿Gol de Isco? ¿Empate a 1? ¿Fuera de juego? Pues fue gol legal porque Isco estaba en línea. Era el empate a 1 y si el empate a 1 sube al marcador no levantáis cabeza en lo que quedaba de partido. Le debéis al árbitro, con el que os estáis pasando tres pueblos, haber aguantado hasta casi al final.

¿Casi hasta el final? Sí. Casi hasta el final. Porque el que jugó, peleó y aguantó hasta el final, como siempre, fue el Real Madrid. Aprendedlo y callaos ya. Un Madrid que os tenía metidos en vuestra área en el último minuto del partido, en el minuto 92: el minuto del Real Madrid. Las 3 de la mañana es la hora de los fantasmas, la hora del miedo. Cuando se juega al fútbol contra el Real Madrid, el minuto 92 es el minuto del miedo.

Y metidos en su área estaban los italianos en el minuto 92 y el Madrid creó una jugada de gol y a un defensa de la Juve no le quedó otra que hacer penalti porque no había otra forma de impedir el gol de Lucas Vázquez que entrar por detrás con todo y hacer penalti. Y todo el que ha jugado sabe que esa entrada fue penalti.

Tened en cuenta que una acusación de robo viniendo de la Juve es más grave. Tenéis la titulación, está auténtica no como los estudios de los políticos españoles, en ladroncetes en vuestra liga y se puede entender vuestro testimonio como el de un perito. Así que tapaos la boquita y, por cierto, tapar la boquita al Pipón Higuaín, a ver si cuida la dieta, porque  luce una panza con la que se puede jugar poco más que las pachangas que se juega entre los amigos los jueves.