Memoria Histórica Borrada: 21 de Julio de 1.936. PSOE, PCE y anarquistas matando religiosos en retaguardia. Sin duda, necesidades de guerra (Datos del Libro Holocausto Católico de Santiago Mata)

“En Madrid, el martes 21 de Julio, fue asesinado el hermano Leon Argimiro García Sandoval, de 23 años, que llevaba el Colegio de los Maristas de la C/Fuencarral. El lunes se presentó allí un grupo de milicianos. Después de tirotear la casa durante un buen rato entraron y detuvieron a los maristas. Mientras tanto se produjo una discusión entre los milicianos y un sirviente del Colegio y aquellos le pegaron un tiro.”

Los milicianos metieron en un coche,   al que llamaban el auto amarillo,  al hermano Leon Argimiro. Le asesinaron el 21 de Julio en la Casa de Campo.

También el 21 de Julio de 1.936 fue la fecha en que la dotación de la Guardia Civil abandonó Mora de Toledo para congregarse en la capital de la provincia y, como en muchos otros casos, fue la señal para que los revolucionarios tomaran el poder. A las cuatro o cinco de la tarde, según recordaba el testigo Luis Lillo, el párroco abría la puerta de la sacristía a los milicianos pidiéndoles que respetaran a las mujeres y al niño allí presentes. Entonces dijeron “Venimos solo a por ti. Tira palante”. Caminó por la cera unos diez pasos y se escuchó una larga descarga. El nombre del párroco de Mora de Toledo era Agrícola Rodríguez García.

Dos horas más tarde de aquel 21 de Julio de 1.936, en Morón de la Frontera (Sevilla) los salesianos José Limón Limón y José Blanco Salgado eran tiroteados por milicianos rojos. Primero fueron conducidos por milicianos a la cárcel. De allí la Guardia Civil los traslada a su cuartel por miedo a que los milicianos del PSOE, PCE etc… asaltaran e invadieran la cárcel. El cuartel de la Guardia Civil fue asediado. Los mandos de la Guardia Civil negociaron la salida de mujeres y niños. Esta se produjo. Después salieron los salesianos. Militantes socialistas, comunistas y anarquistas les cachearon y les mandaron avanzar hacia la Plaza del Ayuntamiento. Les dispararon. Eras las 7:30 horas de la tarde.

Una hora después remataron a José Limón antes de amontonar los cadáveres en la caja de un camión. En total fueron dieciséis los  asesinados que fueron  sepultados al día siguiente en una fosa común en el cementerio. El cadáver de José Blanco, que pudo escapar del tiroteo, se encontró al día siguiente.

1 Comentario

  1. Ahora que los de la “memoria histérica y selectiva” pretenden reescribir la reciente Historia de España, ES BUENO QUE SE DIVULGUEN ESTOS TRISTES EPISODIOS, que Dios quiera no volvamos a repetir nunca más.
    Aunque, y por desgracia, los pueblos que olvidan su historia, están condenados a repetirla…

Comentarios cerrados.