Mazinger Z Infinity: Toneladas de nostalgia setentera y cháchara tecnológica.

La humanidad se encuentra una vez más en peligro de caer en las garras del Imperio Subterráneo, que en el pasado estuvo liderado por el científico malvado conocido como Dr. Infierno. Entonces, Koji Kabuto pilotó al súper robot Mazinger Z y, con la ayuda de sus amigos del Instituto de Investigaciones Fotónicas, frustró las malvadas ambiciones del Dr. Infierno y devolvió la paz al mundo.

La misma emoción que nos asaltó al ver resurgir al rey Kong, a Godzilla o a los dinosaurios del Parque Jurásico, es la que desprende ese plano mayestático que se recrea en la aparición de Mazinger Z, instante de nostalgia como pocos.

Mazinger Z, impertérrito, el único consciente de que, por mucha espectacularidad en las escenas de acción del film, paradojas temporales, ecologismo y lecturas políticas que haya, todo se reduce al culto a un juguete eterno.