Matar a Maduro

Nicolás Maduro ha sobrevivido a un atentado en Caracas. ¿Puede alguien extrañarse de ello, de que el atentado fuese verídico? Millones de Venezolanos firmarían la autoría del atentado de haber tenido éxito. Y tienen sobrados motivos. Cualquier lo hubiese hecho. Matar a Maduro es parte de los sueños húmedos de millones de personas que han tenido que huir o se han tenido que resignar al hambre y a la miseria que ha traído el bolivarismo a América. Hace tiempo que la consigna en Venezuela es: «El que pueda que lo intente».

Con Maduro ya solo cabe ofrecer recompensa. 100.000$ al que lo consiga bajar.1.000.000$ mejor.

Pero no se había disipado el humo de las bombas cuando él ya tenía establecidas teorías conspiratorias y posibles inductores. Los fantasmas del aautobusero: la ultraderecha, Santos,la cercana Colombia.