Matad la familia tradicional y morirá la sociedad entera

Con todos los medios pendientes de lo que acontece en el Congreso, la crónica de sucesos de hoy nos devuelve a la realidad que proyecta su imagen en la escoria social del Parlamento. Una sociedad en la que se ha roto el modelo de familia tradicional para que cualquier engendro de convivencia, amorfo y desnaturalizado, pueda ser tomado por tal. Lo que sucede es que al final, como en tantos otros casos recientes, la verdad se impone, la Naturaleza sigue su curso y las doctrinas de papel de fumar porros se queman al más mínimo incremento de la temperatura. El relato de los hechos habla por sí solo.

La Policía Nacional ha detenido a una mujer en la localidad alicantina de Elda acusada del asesinato del hijo de acogida de su compañero sentimental, ocurrido en esa ciudad el 30 de agosto de 2017, según han informado a EFE fuentes próximas a la investigación.
Los agentes del Grupo de Homicidios de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) creen que la arrestada, Alejandra G.P., supuestamente estranguló al pequeño Dominique, de 8 años, mientras se hallaba bajo su cuidado en la vivienda familiar y simuló después un asalto por unos desconocidos.
Los investigadores han descartado la participación de terceras personas en el suceso y han llegado a la conclusión de que el crimen solo pudo ser cometido por la ahora detenida.
La detención se ha producido sobre las 9.30 horas y los agentes se disponen a registrar diversos domicilios antes de llevar a la detenida ante la juez por supuesto asesinato y simulación de delito.

Un estorbo en la relación sentimental

De acuerdo con las pesquisas, la existencia del pequeño podía suponer un estorbo en su relación sentimental con el entrenador de atletismo local Daniel Faus, con el que ha tenido un hijo recientemente.
La muerte de Dominique se produjo sobre las 20.00 horas del 30 de agosto del pasado año en el piso de alquiler donde reside la pareja en Elda, cuando la sospechosa y el menor se encontraban a solas. Una vecina del edificio encontró la puerta abierta del domicilio, entró y descubrió a Alejandra G.P., que es sorda, maniatada en una silla, mientras que el niño yacía muerto en el suelo en otra habitación.
La ahora detenida relató a la Policía que dos individuos provistos de cascos de motoristas los habían abordado en el rellano del piso, les habían obligado a penetrar en el interior y la habían atado a ella mientras la agredían y la sometían a tocamientos de tipo sexual.
Sin embargo, ningún testigo vio salir del edificio a esos supuestos asaltantes, ni estos fueron captados por las imágenes de algunas videocámaras de vigilancia cercanas, lo que llevó a la Policía a descartar la versión de Alejandra G.P. y a centrar la investigación en ella.

Régimen de visitas

Dominique estaba en situación de acogida permanente con otra mujer, Penélope Martínez, desde que esta se separó, en 2016, de Daniel Faus, quien tenía asignado un régimen de visitas respecto al menor.
Semanas después de la muerte del pequeño, ambos emitieron un comunicado donde pidieron que se dejara de “especular respecto a lo sucedido” para evitar añadir “más dolor” al que ya sufren y poder así “vivir el duelo”. En esa nota, ambos deseaban también la “pronta recuperación” a la actual pareja de Faus tras haberse visto “sacudida tristemente por todos los hechos”.
Alejandra G.P. tenía a su vez un hijo pequeño fruto de una relación anterior, estaba embarazada de su compañero cuando sucedieron los hechos y dio a luz meses después a un bebé.