Marta Rovira se ha pirao del país. Zoidete, ¿qué pasa, majo?

No parece que Marta Rovira sea una gran mente, una inteligencia preclara capaz de armar un gran plan de fuga que esquive a las fuerzas de seguridad. Tampoco parece que se trate de una afamada espía internacional que tipo Misión Imposible pueda salir de un país como el que quiere la cosa. Y tampoco parece Marta Rovira una terrorista internacional capaz de ir de país e país ocultando su identidad sin ser detenida por nadie.

Zoido, macho, hoy tenían que ir a declarar al Supremo seis personas, seis políticos separatas fácilmente reconocibles, localizados. No eran ni 100, ni 50, ni 10. Seis personas.  ¿No podías, Zoido, ordenar una vigilancia de estos pájaros para que no se escaparan? Zoido, que ya se te escapó Puigdemont, majete.

Pues a Zoido se le ha escapado Marta Rovira, la más lista de la panda a la que de puro melona procuraban dejarla hablar lo menos posible en público para que no metiera la pata. Pues esa se le ha escapado a Zoido que,  cada vez está más claro, tampoco es el más listo de su panda y no haría nada mal en ir pensando en irse a su casa.