Marlaska destituye a Sánchez Corbí como jefe de la UCO

El icono gay, ministro de Interior y otrora juez de la Audiencia Nacional, Fernando Grande Marlaska, ha relevado al coronel de la Guardia Civil Manuel Sánchez Corbí como jefe de la Unidad Central Operativa (UCO) de ese cuerpo, por “pérdida de confianza“, según han informado fuentes de Interior, después de que enviara un mail anunciando que se suspendían las actividades con cargo a los Fondos Reservado del Estado porque “la caja estaba vacía”.

Interior califica de “irresponsable” que ordenara la suspensión de actividades sin tener instrucción por parte de sus superiores ni autoridad judicial y señala que “puso en riesgo algunas operaciones”.

Desde el ministerio niegan la falta de fondos y aseguran que se estaban “revisando” los criterios con los que se empleaban.

Era cuestión de días que se produjese la destitución. A la impecable hoja de servicios de Sánchez Corbí solo le faltaba la guinda del honor frente a la actitud traidora del ministro del ramo (de flores, se entiende). El ministro se gana, así, de golpe y porrazo, la enemistad de las FFSS, principalmente de la Guardia Civil.

De cara a lo que tiene que llegar, todavía esperamos una jugada más audaz del señor ministro, nombrando por ejemplo a Trapero como jefe de la UCO. De esta manera, de cara a los fastos del 1 de octubre, no tendría que verse en la necesidad de enfrentar policías y podría poner a los guardias civiles de Cataluña de escoltas de los consejeros de la Generalidad, en el control de accesos de algún mercadillo callejero o sustituyendo a los chicos de las multas de movilidad.