Mariano, macho, ¿Por qué está Puigdemont en Bélgica dando por saco?

¿Está Pigdemont en Bélgica debido a un evento estelar inesperado e imprevisible? ¿Quizá  estamos ante algún tipo de fenómeno cuántico por el que Puigdemont estaba en España y pasó a Bélgica porque  alguien le observó raruno? ¿Quizá, su mujer, dicen que con aficiones brujeriles,  lo hechizó para que apareciera en Bruselas con algún o algunos  polvos mágicos?

Pues no. Puigdemont está en Bélgica porque el lumbreras de Rajoy no ordenó a la Policía Nacional y/o  a la Guardia Civil,  algo que podía haber hecho con toda la legalidad del mundo  en la mano hace meses.  Rajoy no ordenó que se  detuviera a Puigdemont y se le pusiera a disposición judicial.

¿Que hizo Mariano? Mentir. Decir que este era un asunto de la Fiscalía cuando resulta que la Fiscalía depende del Gobierno así que fue el Gobierno el que retuvo la querella de la Fiscalía hasta que ya no había más remedio que ponerla porque el Puchi declaró la independencia ya, casi casi, sin rodeos. Lo mejor es cuando luego avisan a Puchi y le dicen que la querella no se pone  hasta el lunes. No había tenido  tiempo el Sr. Fiscal para prepararla, total sólo llevan meses liándola, el finde lo debía tener apalabrado para una sardinada, que parece que van a subir de precio las sardinas,  y para que se le va a ocurrir detener al pájaro Puchi.

¿Que hizo Puchi? Sin necesidad de hechizos, ni de física cuántica,  se piró  en coche hasta Marsella y luiego en vuelo de  línea regular hasta Bruselas. No es comprensible para que se fue en coche hasta Bruselas, una especie de huida,  y no cogió el avión tranquilamente en Barcelona. Total,  no le iba a detener nadie.  Así que Puigdemont está en Bélgica dando por saco, única y exclusivamente, por la torpeza y la mieditis aguda de Mariano Rajoy. Hubo diez minutos, diez, en los que pareció que el art. 155 se iba a aplicar en serio. Ahora, ya sabemos que si un art.155 muy duro no era suficiente, la milonga que han montando Mariano y Soraya, Soraya y Mariano, en Noche Buena,  nos pone en las mismas que estábamos.