Manuel Valls, En Europa ha quedado muy claro que el Procés era un callejón sin salida

El que fuera primer ministro francés con Francois Hollande, manifiesta que lo que está muy claro es que Francia jamás hubiera permitido llegar hasta aquí, en circunstancias similares, los dirigentes regionales estarían en la cárcel, aquí en Francia a los bretones no se les permite hablar bretón, eso fue muy duro, pero permitió construir una identidad francesa muy fuerte, y eso le dio una gran fuerza. Francia no puede imaginar que dentro de Europa halla regiones que se vayan.  Reitera que si un presidente regional francés quisiera montar un referéndum para salir de Francia, los jueces enviarían a esos dirigentes a la cárcel.

Cuando ha sido preguntado por las razones por las que está interviniendo tanto en el debate catalán, Valls es muy claro:  Primero porque soy nacido en Barcelona, soy hijo de catalán. Y lo que pasa en Cataluña y en España me interesa. Segundo porque ese debate interesó demasiado tarde a Europa, y cuando esta se interesó por el falso referéndum fue a raíz de las imágenes de violencia, cuando dijo que no había posibilidades de que Cataluña saliera de España.  No obstante, cree que los gobernantes españoles tienen una gran culpa, ya  que España tendría que haber movilizado antes a los dirigentes europeos, así los catalanes no se hubiesen engañado a sí mismos.   Afirmó también que la construcción histórica y política de España no tiene nada que ver con la de Francia o Inglaterra, que España es una de las naciones más antiguas, mucho más que Alemania o Italia que son construcciones muy recientes como nación. España es un gran país, y es importante hablar de él, y de lo que está pasando allí, y decir bien claro lo que los europeos pensamos.

Valls manifiesta que no es posible una mediación, y que no debiera además ser aceptada por el gobierno Español, que desde luego en Francia no se aceptaría. Además la Constitución española es una de las más democráticas que existen. Ojalá los dirigentes españoles lo tuvieran así de claro.

Con respecto a la huida de Puigdemont y sus palmeros a Bruselas, dice que parece una pieza de teatro de bulevar y a la vez una tragedia, la huida, de sainete sino fuese porque es algo serio, sería ridícula.  Los catalanes tienen la suerte de ser catalanes, españoles y europeos, esta triple identidad queda rota por el nacionalismo que la convierte en un callejón sin salida. El nacionalismo es la Guerra. Podremos no estar de acuerdo con muchas cosas de Manuel Valls, pero lo que no podemos negar es que tiene las cosas mucho más claras que los  dirigentes españoles