Manteros e inmigración ilegal. Por Iván Guerrero.

El otro día leo una noticia, de que hay un sindicato de manteros. ¿De verdad que tienen un sindicato?. ¿Un sindicato, protegiendo una actividad ilegal ejercida, en su mayoría, por inmigrantes ilegales?. Asombroso.

Es chocante también ver todavía hoy día, como personas que no pagan impuestos ni nada, se les permite vender con casi total libertad por nuestras calles. A ver si se entera nuestro gobierno, los comerciantes españoles pagan sus impuestos, ¡los manteros no!.

La inmigración descontrolada, está empezando a hacer de las suyas. Lo de los manteros es una clara señal. Las imágenes transmitidas desde el barrio madrileño de Lavapiés, son, aparte de lamentables, muy significativas. Como no la controlemos se nos irá totalmente de las manos.

Ya hasta atacan en Francia, una iglesia católica (Saint- Denis) durante la misa, no respetando con ello ni siquiera la religión. Tremendo.

Pero, para empezar, ¿que necesidad tiene España de tanto inmigrante descontrolado, cuando hay entorno a 6 millones de españoles parados, teniéndose que marchar muchos de ellos fuera para buscar trabajo al no encontrarlo en su patria?. Ya está bien, ayudemos al nacional primero.

¿Son necesarios, pues hay una baja tasa de natalidad?. Absurdo, pues si hay una baja tasa de natalidad es, entre otras cosas, porque se ha permitido (y se permite) matar a miles de seres por medio de abortos indiscriminados (150.000 al año).

El aumento de la natalidad es muy sencillo. Basta con impartir una educación desde los colegios ”familiar”, para mi, no hay mejor en eso que la educación Católica. Dar trabajos con sueldos dignos al obrero. Ayudas a la familias españolas, como, por ejemplo, premios de natalidad. Abolir el aborto y no consentir los matrimonios entre homosexuales.

¿Y las medidas contra la inmigración ilegal?.

El sindicato ese, si existe, abolido. Todos los manteros del país detenidos. Se les confisca lo que venden y los ilegales, tanto manteros como no manteros, expulsados de España.

Se debe trabajar de una vez, colaborando todos los países europeos, para dar educación y trabajo en sus respectivos países de origen a esas gentes. Y no trabajar, como hace la UE actualmente, para introducirlos en el continente de forma masiva, convirtiéndose en una especie de ”hordas bárbaras invasoras”.

También deben perseguir los gobiernos a las mafias aprovechadas, que están detrás de ellos y, por supuesto, a los principales autores de todo esto, la llamada criptocracia, empeñada parece ser, en destruir la cultura occidental cristiana, porque, esto último, es el motivo de fondo por desgracia. Lean la finalidad de, por ejemplo, el llamado ”Plan Kalergi” y sabrán de lo que hablo.