Los taxistas tienen razón y lo sabemos todos

La lucha que vienen manteniendo los taxistas contra las licencias VTC es completamente razonable. En el fondo el asunto es simplísimo: el Estado te hace pagar una pasta por una licencia que te permite prestar el servicio de taxi. Luego vienen unos tios para hacer poco más o menos lo mismo que un taxista, pagan la mitad a unas empresas que especulan a lo bestia con esas licencias  y el Estado va y lo permite. Y por ahí hay Sentencias de jueces que también, por lo visto, lo amparan. La facilidada con que un Juez hace gilipolleces es sublime.  El hecho es que esa palmaria competencia desleal no se termina de cortar nunca.

Hombre, si, al menos, se igualara la situación de unos y otros y el Estado comprara todas las licencias actuales de taxi tendría un pase. Pero de otra forma es un robo para quienes han hecho todo lo que había que hacer para ser taxistas y se encuentan con que su licencia cada vez vale menos y para menos.

Finalmente, ¿debe exigirse algún tipo de licencia, es decir, de conocimientos y de ciertos controles a quienes se dedican al transporte de personas? Para los liberales, no.  Son partidarios del modelo africano. Para cualquier persona medianamente  lógica que en el  transporte público de personas se exijan ciertas prevenciones es una necesidad evidente.

Para colmo, los taxistas ni siquera vienen pidiendo que se prohiba la circulación de este tipo  vehículos con licencia VTC. Simplemente piden que se cumpla la ley en cuanto a la limitación del tipo de servicios que estos vehículos pueden prestar,  y que no hagan lo que les da la gana,  y que se cumpla la limitación de 1 licencia VTC por cada 30 licencias de taxi.