Los nacionalistas acusan al gobierno de España de interesarle la reacción violenta de los CDR en la calle

GRAF556. BARCELONA, 25/03/2018.- Disturbios y quema de contenedores de basura en el Paseo de Gracia de Barcelona, tras la manifestación convocada en los alrededores de la Delegación del Gobierno de Barcelona en protesta por la detención de Carles Puigdemont. EFE/ Andreu Dalmau.

¡Qué listillos son! a la vista de que su «Revolución de las sonrisas» se ha acabado y que la «primavera catalana» puede ser de una violencia que se les vaya de las manos a los responsables del Marketing independentista,que quiere seguir manteniendo la imagen de pueblo educado y pacífico bajo la bota de la represora España, ahora han intentado dar la vuelta a la tortilla, si hay una violencia (difícil de esconder), la responsabilidad será por este orden de:
1º.- El Gobierno de España, primer interesado en que esto suceda, (están haciendo hasta encuestas en sus medios independentistas para asentar esa sensación).
2º.- La Policía, que infiltrará agitadores profesionales entre los manifestantes por las libertades, a fin de culpabilizar a esa pobres gentes que representan los mejores valores democráticos.
3º.- De la extrema derecha que contribuirá a incrementar el clima de crispación mediante desafortunadas provocaciones, merecedoras de la respuesta justificada de una docena de energúmenos agrediendo a un chavalín por llevar una bandera de España.
4º.- En el peor de los casos de independentistas de grupos violentos e incontrolados proximos a la CUP a los CDR, o a cualquier otro colectivo radical, que si bien … tienen razón, puesto que están indignados, pero en nada representa, el tradicional «seny» catalán.

Lo que no pueden estar en absoluto de acuerdo, es con planteamientos como el de Antena 3 (Espejo Público) en el que se afirmaba que el independentismo vasco está entrando en una fase violenta. Desde luego…¡Qué equivocados están!, no debería poderse considerar violencia: amenazar al juez que lleva la causa, en la puerta de su casa en Cataluña; ni cortar de forma expeditiva las carreteras y autopistas catalanas; ni los contactos con colectivos próximos a la kale borroka en Vascongadas; ni recrear el espíritu fallero valenciano por calles y plazuelas, donde han quemado contenedores; ni agredir a puñetazos a niños que llevaban banderas de España, ni obligar a ir a la huelga a escolares y estudiantes universitarios; ni marcar las casas de gente partidaria de ser catalana y española, ni quemar vehículos de fachas irredentos… No, todo eso en realidad no es violencia, sino una invención interesada del Gobierno, de Antena 3, de los fachas, de la policía y de la Semana Santa, que ahí si que eran violentos. Ellos son … la revolución de las sonrisas.