Los mitos de la izquierda y la Guerra Civil

La versión que la gente joven conoce y tiene de la Guerra Civil es dantesca. Y, en gran medida, piensan políticamente como piensan debido a esa versión de la Guerra Civil. Incluso, podría decirse, que aquellos jóvenes que no son de izquierdas, no lo son, a pesar de la versión de la Guerra Civil que conocen.

Sus mitos se resumen más o menos, en esto: la II República era una democracia ejemplar contra que se levantó Franco porque era un fascista, incluso, un nazi. Antes de la guerra, la izquierda fue santa y benemérita  y durante ella los pocos crímenes que cometió fueron por culpa de Franco que durante y después de la guerra fue un genocida. Es un ejemplo de lo que se ha venido en llamar posverdad, de libro. Mejor sería llamarlo neomentira.

¿Es culpa de la izquierda que la gente joven piense así? No. Más bien es un logro de la izquierda. ¿Es culpa de la derecha? Evidente. Es culpa de una derecha que ha desertado de la defensa de la verdad y que,  por aquello del que calla otorga y hasta con ciertos gestos favorables a las tesis izquierdistas, ha concedido la razón a la izquierda. Y también es culpa de lo que la sociedad llama extrema derecha, falangistas, tradicionalistas que,  con  toda conciencia,  optaron por el silencio ante el ataque brutal dirigido contra Franco. Cuando vemos a Vox también ponerse de perfil en esta materia para no ser llamado extrema derecha resulta que, en realidad, la está copiando. Que sigan así todos y,  de aquí a unos años,  no habrá un tío menor de 25 años cuyo pensamiento no este viciado y prefigurado por la izquierda.