Los mismos perros, distinto collar

La progresista Michelle Bachelet es, desde ayer, Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, perífrasis sarcástica para cobijar con sueldo millonario a los más importantes homicidas de la Humanidad. Si usted ha legislado con éxito en su país a favor del aborto libre, el homosexualismo salvaje, la pederastia, el empoderamiento feminista, la destrucción de la familia o cualquier otra bestialidad parecida tiene grandes posibilidades de ser nombrado Alto Comosionado de la ONU para los DDHH. Michelle Bachelet alcanza así el justo pago a sus desvelos por intentar (afortunadamente sin éxito) hacer de Chile el estercolero heredero del estercolero que dejase Salvador Allende tras su infausto paso por la presidencia del país.

Otro perro del mundialismo internacional, lacayo de Goerge Soros, nuestro presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha sido uno de los primeros en felicitar a la chilena por su nuevo nombramiento (comunicado por otro clásico, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres). Misma perrera, mismos perros, distinto collar.

1 Comentario

Comentarios cerrados.