Los miembros de la Mesa del Parlament “pasan” de las notificaciones del T.C.

Costa y Campdepadrós han argumentado que pasaban de firmarla, porque es “nula y sin base legal” y la decisión del Tribunal Constitucional es un “atentado contra la autonomía del Parlament” y una “coacción” contra la actividad parlamentaria.  Esa es la razón de que ni hayan firmado la notificación ni hayan cogido la documentación que se les entregaba.

En esta situación constante de poner palos en las ruedas de nuestro Ordenamiento Jurídico, este hecho viene a sumarse a lo sucedido el pasado mes de enero, cuando el Tribunal Constitucional dictó medidas cautelares para impedir la investidura de Carles Puigdemont, entonces sí recibieron el aviso del TC, pero lo recibieron a manos de la Benemérita en su domicilio, dado que el intento de notificación realizado por los funcionarios del TSJC resultó negativo ya que no los localizaron en la cámara. Entonces el grupo parlamentario en su afán de entorpecer el trámite, impugnó el requerimiento.

Mañana Jueves, justo antes del inicio del pleno, el Parlamento decidirá si mantiene en el orden del día el debate y votación sobre la reforma de la Ley de Presidencia, que busca introducir la investidura, con la posibilidad de que esta no sea presencial dentro del ordenamiento. Ciudadanos pedía la retirada, pero la Mesa ha contestado en ese sentido… que el jueves ya se verá, que lo debatirán en una Junta de Portavoces previa al pleno, y después será la Mesa quien adoptará una decisión al respecto.

Ciudadanos ha advertido que irán nuevamente al Tribunal Constitucional si su petición de reconsideración era ignorada.

A todas luces podemos darnos cuenta de que el reto permanece, y que se debe endurecer tanto la vigencia como el contenido del art. 155 que se está aplicando.

¿Quieren autovictimizarse?  – ¡Sea!