Los ¿mediadores? niegan que hayan habido amenazas de sangre por parte del gobierno tras la “DUI”

No deja de sorprendernos que existan mediadores en algo que, desde nuestro punto de vista, no admite margen de negociación como es la unidad de España.

Dicho ésto, los tres mediadores presentes en las reuniones del Govern previas a la declaración unilateral de independencia (DUI) de Catalunya del 27 de octubre, el lendakari, Íñigo Urkullu; el Síndic de Greuges y el arzobispo de Barcelona, han desmentido que durante las mismas se hablara explícitamente de una respuesta de “violencia extrema con muertos en las calles” por parte del Gobierno central, tal como expresó la secretaria general de ERC, Marta Rovira.

Si a lo que se refería Marta Rovira es a algún comentario del tipo… “esto va a acabar como en tiempos de Companys”, habría que aclarar que los muertos y la sangre corrieron por cuenta de los independentistas quien metieron a Cataluña en una espiral de violencia importante.

No alcanzamos a comprender cómo Marta Rovira no ha sido llamada por la Fiscalía por un más que posible delito de odio y sigue danzando con total impunidad a pesar de haber realizado las declaraciones que realizó en la entrevista a RAC1 en la que denunciaba amenazas gravísimas por parte del gobierno central.