Los documentos decomisados por la Policía Nacional en la incineradora de San Adrián empiezan a arrojar resultados muy interesantes

¿Recuerdan los momentos de tensión vividos cuando Antidisturbios de la Policía Nacional se posicionaban en la entrada de la incineradora de S. Adrián impidiendo a los Mozos quemar esos documentos, noticia de la cual nos hicimos eco en nuestro muro?  –  Pues empieza a obtenerse información  muy esclarecedora.

Entre otras cosas, hemos tenido conocimiento de que cuando la policía se presentó en la incineradora y estableció un cordón a la puerta para que no entrasen los Mozos a quemar nada,  fue como consecuencia de chivatazos de algunos mozos que respetaron  la ley, y avisaron de la destrucción de documentos que se iba a hace

r, mezclando documentos comprometidos con los que habitualmente se quemaban allí con cierta asiduidad.

En esta ocasión los documentos requisados contenidos en unas decenas de cajas van a ser divididos en tres grupos. Uno de ellos el que afecta al procedimiento de la Juez Lamela y que tienen relación directa con el mismo, otro montón de documentos, son de relleno, que no tienen trascendencia  jurídica alguna, y un tercer grupo de documentos que pudiendo ser pruebas que les impliquen en otros delitos, no tienen nada que ver con los hechos investigados,  de los que se deducirá testimonio para  ser presentados en  los juzgados de guardia ordinarios. No es de extrañar a la vista de la información obtenida, la reticencia mostrada por la policía catalana para hacer esa entrega de las cajas de documentación,  puesto que hay información comprometida  del 1 de Octubre;  igualmente habría directrices que impartidas por los mandos intermedios, para proteger la votación prohibida.

Como los Mozos se negaron a entregar la doc. sin orden judicial, mientras esta llegaba se vivieron momentos cargados de tensión, lo cual no fue óbice para que los mismos, intentasen engañar a los policías Nacionales, diciendo que se trataba sólo de documentos internos sin mayor trascendencia.