Los días contados de la UE tal y como la conocemos.

WASHINGTON, DC - JANUARY 27: British Prime Minister Theresa May with U.S. President Donald Trump in The Oval Office at The White House on January 27, 2017 in Washington, DC. British Prime Minister Theresa May is on a two-day visit to the United States and will be the first world leader to meet with President Donald Trump. (Photo by Christopher Furlong/Getty Images)

UE, tal y como la conocemos, cuenta cada día con menos adeptos. Desde dentro, las voces de ruptura son cada vez más importantes y suenan más altas y claras. Empezó Francia con su ultraderecha dispuesta a acaudillar a los eruoescépticos de toda nación del viejo continente. En España la reacción es más lenta en virtud del lastre de políticos con el que tenemos que cargar, bocas agradecidas a sus sillones en Estrasburgo. Pero todo se andará. Desde fuera, Putin ha apostado siempre por fulminarla y ha hecho todo lo que estaba en su mano para acabar con el corsé de Alemania y Francia y su tiranía sobre las economías del sur. El que se suma ahora es Trump, que tampoco ve con buenos ojos el entramado europeo. Se lo ha dejado claro a Theresa May y su intención de suavizar los términos comerciales del divorcio con la UE: O ellos o nosotros-, ha venido a decir Trump en su primer encuentro con la británica como mandatario.

Trump ha asegurado que los planes de May para un Brexit suave acabarían en un posible acuerdo con la Unión Europea (UE), lo que se traduciría en que EE.UU. preferiría mantener relaciones comerciales con Bruselas en lugar de con Londres. “Si hacen un acuerdo así -ha dicho-, acabaríamos tratando con la UE, lo que mataría el acuerdo” comercial entre Washington y Londres”.

Precisamente, antes de partir hacia Londres, Trump dejó caer en rueda de prensa que los planes de May no coinciden con lo que votaron los británicos en el referéndum del 23 de junio de 2016.

2 Comentarios

  1. Hay un video circulando en youtube de hace un par de días, de Juncker completamente borracho, y Macron sujetándolo… Si iba tocado que hasta Pedro Sánchez estaba mirándole alucinado

Comentarios cerrados.