Los consejeros fugados y los presos, no cuelan

Cualquiera diría que el nacionalismo catalán está por la labor de alargar la formación de gobierno hasta el infinito y más allá, en la creencia de que seguirá Rajoy indefinidamente en el Gobierno de España o algún otro que mejor sirva a la causa separatista, un Sánchez o un Iglesias (si no lo evitan las bases, botándole de la dirección de los morados). En cualquier caso, la venta por derribo, por agotamiento del contrario, aburrimiento del rival, cansancio colectivo. No cuenta el garrulo de Torra que pueden venir aires más recios a España, un 155 más duro, un Estado de excepción, una revocación de la autonomía catalana. Mientras esté Rajoy no hay problema para seguir tomando el pelo a todos los españoles, catalanes o no.

El Gobierno ha comunicado a la Generalitat que no puede publicar el decreto de nombramiento de los consejeros propuestos por Quim Torra porque está estudiando su viabilidad, toda vez que el decreto aprobado por el president catalán este sábado incluye a dos exconsellers encarcelados -Jordi Turull y Josep Rull- y otros dos fugados en Bélgica -Antoni Comín y Lluís Puig-.
Así lo ha trasladado el subsecretario del Ministerio de Presidencia y para las Administraciones Territoriales, José María Jover, al secretario del Govern de la Generalitat en una carta en la que le recuerda que, sin su autorización, el acuerdo adoptado por el president de la Generalitat “carece de validez y efectos”.
En la misiva, sin embargo, se asegura que el otro decreto firmado por el president Torra el pasado sábado “de creación, denominación y determinación del ámbito de competencia de los departamentos de la Administración de la Generalitat de Catalunya” sí se puede publicar en el Diario Oficial de la Generalitat (DOGC) porque no plantea problemas de viabilidad.