Los Comités de defensa de la república organizan talleres de resistencia

Algunos de los talleres que se realizan por parte de los CDR tienen nombres como este: “Cómo fortalecer las movilizaciones”, “cómo cuidarse en tiempos de revuelta”, “estrategia no violenta de liberación en 10 pasos”… Desde estos cursillos se entrena a los ciudadanos, según ha informado la Guardia Civil como fruto de sus investigaciones. De este modo se preparan para intervenir en movilizaciones callejeras, para crear la Kale Borroka catalana. El pasado domingo realizaron el “practicum” del máster que han estudiado con cien heridos en las protestas de apoyo a Puigdemont. Entre ellos 23 Mossos, también obtuvieron un resultado de 9 detenidos (quizás obtengan algún positivo en la calificación final del cursillo).

Según informa Europa Press, que ha leído el informe, ya impartieron cursillos antes del 1-O en los que dieron instrucciones para llevar a cabo una “resistencia” pacífica en los colegios electorales. “Si nos mueven uno a uno, que nos muevan a todos, así tendremos mucha más fuerza. Si llega el momento intentamos cogernos juntos, para ser una misma persona”, fue una de las consignas en aquellas clases.
De esos talleres se supo por que se divulgaron por las redes sociales, a través de una organización llamada “En pie de paz”, en aquel momento realizaban una estrategia de Marketing de cara a Europa, “La revolución de las sonrisas”;
y se presentó como una “iniciativa social para extender y promover la resistencia pacífica y no violenta en defensa de las libertades”.

Entre los impulsores, como no podía ser do otro modo, la investigación de la Guardia Civil señala a Òmnium Cultural, y la Asamblea Nacional Catalana (ANC).

El Juez del juzgado de Guardia (instrucción nº 20 de Barcelona), ha dejado en libertad a los cuatro detenidos que comparecieron el lunes con la obligación apud acta de comparecer unos y quinces de cada mes, dos acusados de desórdenes públicos y atentado y los otros dos de odio y de atentado a agentes de la autoridad.
Los otros cinco detenidos ni siquiera pasaron la noche en comisaría, tras ser filiados se les dejó directamente en libertad, no fueran a deprimirse por dormir fuera de casa. Serán citados a declarar cuando el juez que conozca de la causa les cite.
Los manifestantes, absolutamente organizados de manera paramilitar, lanzaron a los policías disolvente, botellas, pintura y huevos, les rociaron con sprays de defensa, y extintores y esto sólo es el comienzo como no se ataje el problema.

Entre los alborotadores, había un mosso fuera de servicio, que está sujeto a una investigación interna contra él, y que deberá acabar como es lógico con la apertura de un expediente, retirada del arma, y expulsión del cuerpo, porque no cabe en cabeza alguna que un agente del orden sufra tal esquizofrenia que se convierta en una agente del desorden.