Los abogados de la kale borroka de Alsasua tratarán de pactar con la fiscalía para reducir las penas de los cachorros de ETA

El juicio por terrorismo contra ocho jóvenes que en la madrugada del 15 de octubre de 2016 agredieron a dos guardias civiles y a sus parejas durante las fiestas patronales de Alsasua (Navarra) comienza hoy en la sede de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares (Madrid). En la vista oral se juzgarán los actos violentos de corte nacionalista vasco más graves desde que ETA abandonó la actividad armada en octubre de 2011. La fiscalía reclama al menos 50 años de prisión para siete de los ocho acusados, y de doce años para la octava integrante del banquillo, Ainara Urkijo. La enorme gravedad de las penas deriva de que la fiscalía y las acusaciones populares tipifican los hechos como lesiones y amenazas terroristas, una calificación que ha sido discutida por sectores progresistas de la política y el derecho.

El resultado de la vista oral se encuentra pendiente de un posible acuerdo de última hora entre los abogados de los acusados –del colectivo de letrados habitual de la izquierda abertzale– y la fiscalía. No obstante, fuentes del ministerio público se mostraban escépticas esta semana sobre la consecución de tal pacto, que pasaría por reconocer los hechos a cambio de una rebaja en la pena. Tres de los supuestos agresores, Oihan Arnanz, Jokin Unamuno y Adur Ramírez, permanecen en prisión provisional desde el 14 de noviembre de 2016.Otros cuatro están en libertad tras pasar por la cárcel.