Llarena no debe entrar en política, pero deberá ser inflexible con Turull, si llega el caso

El Juez Llarena estudia acusar de rebelión y sedición a los líderes independentistas este mismo viernes. Los independentistas, tras haber intentado tener un President en el exilio, y luego intentar obtener un President presidiario, ahora toca internacionalizar el asunto, y llegado el caso, obtendrán un President que será retirado de la circulación para guardarlo a la sombra.

Sólo desde el punto de vista de la confrontación y la bronca continua se entienden las intentonas de ir nombrando sólo presidenciables que puedan contar con cuantos más problemas mejor, todo vale con tal de buscar titulares, y acusar a España de dictadura, ante el panorama internacional. Eso es lo único que mueve a los indepes, ellos viven de la confrontación que les permite autovictimizarse y exportar sus cuitas en la búsqueda de un reconocimiento extranjero, van a hacer suyo el dicho batasuno de “Cuanto peor… mejor”. El problema es que algún día algún dirigente del castrado gobierno de España, decida echarle pelotitas y hacer suya la frase y cuanto peor… mejor, y empiecen a llover recortes de competencias en un 155 permanente.