Las grabaciones del 1-O aconsejan disolver los Mossos inmediatamente

Los casi 2.000 archivos sonoros grabados durante la jornada del 1 de octubre de 2017 entre las distintas unidades de los Mossos de Escuadra demuestran y certifican que la actuación del hasta entonces su jefe, José Luis Trapero, como de los mandos subordinados a éste, incumplieron con su deber de forma grave y a favor del golpe de Estado que se estaba perpetrando en esos momentos.

Ya está, está probado. Pedro Sánchez no necesita nada más para disolver una policía bastarda que subvierte el orden legal al que debe someterse. Está tardando mucho el presidente del Gobierno para iniciar las acciones que sean oportunas para devolver a los catalanes la paz y confianza en una policía legal. Demostrado el motín y que no hay propósito de enmienda ni dolor de los pecados, lo único que vale en este momento es dar cerrojazo a los 17.000 milicianos armados que campean por Cataluña.