Las embajadas de Romeva para insultar a España nos costaron 86 millones de euros

Al final, habrá que concluir que Puigdemont es uno de los más grandes estrategas que ha dado España al mundo. El dinero público con el que ha regado su entramado de relaciones externas es, sin duda, una de las mejores inversiones que ha hecho la causa nacionalista, al menos para ridiculizar a España y mantener lejos de prisión al máximo cabecilla de la rebelión. Al frente de esta enorme oficina de favores puso a otra de las cabezas importantes del “prucés”: la de Raúl Romeva.

Puigdemont alimentó generosamente con dinero público su particular «ministerio de Asuntos Exteriores», la estructura reforzada de relaciones internacionales que tejió mientras estuvo al frente de la Generalitat. Según los datos oficiales recopilados por ABC, entre 2016 y 2017 el Gobierno catalán gastó 85,7 millones de euros en ese departamento de enrevesado nombre: «Asuntos y Relaciones Institucionales y Exteriores y Transparencia» (sic). Fue potenciado para favorecer la proyección internacional de la causa independentista.

1 Comentario

  1. Es decir, CASI QUINCE MIL MILLONES DE PESETAS.
    ¿Y esto no es también MALVERSACIÓN DE CAUDALES PÚBLICOS?
    ¿A qué espera EL RAJAO DE LA MONCLOA para imputarles este delito a todos los sublevados separatistas y golpìstas…?

Comentarios cerrados.