Las CUP, genuflexas ante Torra y Puigdemont

El Consejo Político de la CUP ha decidido mantener las cuatro abstenciones de sus diputados en la votación de este lunes en el Parlament, con lo que se hará posible la investidura de Quim Torra como president de la Generalitat. Sin embargo, la formación ha advertido que esta decisión no significa que ofrezca su “colaboración al Govern” ni que apoye al candidato, y ha asegurado, en este sentido, que “no facilitará la gobernabilidad” en la próxima legislatura. La abstención ha sido la opción ganadora.

En un comunicado, la formación ha indicado que “no bloqueará la formación de un nuevo Govern” en un momento “complejo, marcado por la represión y la vulneración de derechos políticos y civiles por parte del Estado”, pero ha denunciado el “giro autonomista” de JxCAT y ERC que le lleva a “asumir un rol de oposición activa, trabajando, dentro y fuera de las instituciones, para generar un nuevo ciclo del movimiento independentista”.

El candidato a la Presidencia de la Generalitat de Cataluña prometió “trabajar sin descanso” para “hacer república”, reivindicó al “president legítimo” Carles Puigdemont y ofreció diálogo al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El discurso de Torra se “quedaba corto”, según la CUP, y “hace falta ir más allá para conseguir que haya una República Catalana efectiva”. Además ha explicado que, durante el debate, la militancia de la CUP ha constatado “en consenso absoluto” su “preocupación” por lo que consideran “una reculada hacia la República” por parte de JxCAT y ERC, lo que “ha imposibilitado que la CUP ofrezca su apoyo a Torra”.

La abstención de los diputados de la CUP era imprescindible para que este lunes Torra fuese investido por mayoría simple con los votos favorables de JxCAT y ERC y los negativos del resto de grupos (Ciudadanos, PSC-Units, Catalunya En Comú-Podem y PPC).