Las bondades del animalismo: Kie, el héroe encadenado

El animalismo no busca concienciar por las buenas. El animalismo engendra odio para marginar al que no hace lo que ellos opinan que hay que hacer… atacándole de forma despreciable e injustificada. La historia que os contamos a continuación, es un claro ejemplo de manipulación sin más propósito que soltar odio.

Hace un par de semanas, Emma, de 2 años se pierde en el monte cuando estaba con su padre y su perro Kie. Tras siete horas de búsqueda en las que participa la Guardia Civil, Protección Civil y gente de toda la comarca, una chica con su perra localiza a la niña con el perro que se ha acurrucado con ella.

Hasta aquí todo bien, todo el que puede se apunta el tanto, y claro, nadie puede evitar que “periodistas” y “activistas” cuenten que el perro le salvó la vida a la niña. Los padres agradecidos por la ayuda acceden a hacerse fotos con el equipo de la búsqueda a pesar de que les gusta poco llamar la atención sobre su vida y la de sus hijos.

Las fotos empiezan a correr y dado lo jugosa que es la historia de niña y perrito empiezan a aparecer periodistas con los alrededores. Después de algún susto causado por periodistas que con un par de huevos se cuelan dentro de la finca para sacar alguna imagen deciden atar al perro que está asustado con tanto trajín y Kie (el perro) termina apareciendo atado en una foto de La Sexta.

Kie es famoso por las excursiones que se hace entre los pueblos de la zona usando los caminos rurales, de hecho ya les ha tocado ir a buscarlo a otros pueblos alguna vez. Los dos perros que tienen viven libres como pocos animalistas pueden tener a sus animales encerrados en pisos o viendo la hierba con suerte una vez al día.

Pero la verdad da igual, en la página en Facebook de PACMA aparece compartido esto:

La noche envuelve la Sierra de Gredos en Ávila. Un dispositivo de 500 integrantes peina la zona en busca de Emma, una niña de dos años que lleva nueve horas desaparecida.  La temperatura desciende de forma drástica.  Entre el grupo de rastreadores hay un perro que sigue un rastro y, en un momento dado, rompe el nervioso silencio de la noche con un ladrido. Todos se sorprenden cuando, a lo lejos, otro perro le responde.

Ese segundo ladrido de respuesta lo dio Kie, un podenco que se ocupo de dar calor y cobijo a la pequeña Emma hasta que el dispositivo de rastreadores dio por fin con ella.  En las noticias no han tenido reparos para contar que Kie fue clave para salvar a Emma. Gracias a su ladrido pudieron encontrarla. Gracias a que se acurrucó junto a ella para combatir el frío, pudo pasar sin problemas las nueve horas de desaparición. Kie, es el último pero no el único héroe de cuatro patas que salvó la vida de una persona.

Sin embargo, la única imagen que tenemos de Kie nos muestra a un perro solo y atado al remolque de una caravana. Ni siquiera aparece en la foto de grupo con la que las personas que participaron en su búsqueda lo celebraron.
Ningún animal merece vivir limitado por cadenas. Seguiremos trabajando para devolver el respeto sin doble cara que ellos nos enseñan. Y romper con todas sus cadenas.

Con estas líneas queremos darle a Kie el homenaje que no ha tenido.

Y con una puta foto sacada de contexto desatan una tormenta de odio alimentada por un ejército de oligofrénicos insultando a la familia, amenazando con secuestrar al perro y vomitando bilis. Se ve que el puto reiki no les funciona.

2 Comentarios

  1. Una cosa es tener conciencia de que los animales sienten y padecen, y estar a favor de que se cuide de ellos lo mejor posible, y otra creer que las películas de Disney son como documentales de la 2, es decir: que los animales y los humanos somos exactamente iguales.

Comentarios cerrados.