La UCO cierra por falta de fondos. El Gobierno engrilleta a los “anticorrupción”

La Guardia Civil presume y presumía mucho de que su Unidad Central Operativa no se paraba ante nada ni ante nadie y que, en su búsqueda por resolver los casos que le son encomendados no miran ni color político, ni raza, ni religión. Tampoco el tiempo era un inconveniente. La UCO ha resuelto casos que dormían en sus cajones veinte años después, usando técnicas novedosas que, en el momento de dar inicio las investigaciones, no existían. La UCO no suelta presa. No soltaba presa, mejor dicho. Para que dejase de investigar a unos y a otros hacía falta sólo que se cerrase el grifo de la financiación.

Y el Gobierno Sánchez lo ha hecho.

Suponemos o queremos creer que nada tiene que ver su natural delictivo con más de 100 años de robos, asesinatos y expolio a la propiedad pública.

Suponemos que el nuevo ministro de Interior, destacado miembro de la comunidad homosexual y otrora juez de la Audiencia Nacional, conoce la naturaleza de los fondos reservados y de su necesaria concurrencia para según qué investigaciones.

Suponemos que el veraneo del jefe del Gobierno, destacado festibalero, nada tiene que ver en qué se haya cerrado el grifo.

La Guardia Civil se queda sin fondos reservados. El coronel de la Unidad Central Operativa (UCO), Manuel Sánchez Corbí, ha anunciado la suspensión “temporal” de las actividades de su unidad por la “falta de disponibilidad de fondos de gastos reservados”.

En un escrito fechado el pasado miércoles, el responsable de una de las unidades clave del Instituto Armado en la lucha contra la corrupción, explica a sus superiores de la jefatura de la Policía Judicial que “se acaba de agotar la caja de fondos reservados correspondiente a la UCO”. En dicho texto explica que este agotamiento se produjo el pasado día 24 y que esta falta de fondos “motiva que no se puede hacer frente a necesidades económicas derivadas de los gastos propios de funcionamiento de los distintos departamentos de investigación y apoyo”, apunta el escrito interno.

Por este motivo, el responsable de la UCO apunta: “Se informa que desde este momento y hasta nueva orden queda temporalmente suspendida cualquier actividad de la UCO y sus unidades subordinadas que requieran obligatoriamente realizar gastos de la partida de Fondos de Gastos Reservados, así como los apoyos solicitados a las mismas por parte de otras unidades”.

El mando de la UCO da cuenta de esta situacion también al Estado Mayor y apunta que “los departamentos de la Unidad Central Operativa informarán puntualmente e aquellas actividades que se suspenda”, finaliza el escrito de Sánchez Corbí.