La izquierda malnacida

Pedro Sánchez se ha empeñado en ganarse los votos de IU y Podemos y sumarlos a los suyos en las elecciones Fe dentro de dos años. Decía que éste era un Gobierno para durar y no uno de trámite y tal vez llevase razón. Que te vote la izquierda al unísono es fácil: solo tienes que cargar contra El Valle de los Caídos. La consecuencia de abrir la tumba de Franco es que con ella se abren los fantasmas de la guerra entre españoles, algo que, pese a lo que piensan algunos, está más cerca de acontecer de lo que parece.

Ha tensado tanto la cuerda que los cachorros de ETA, de IU, de Podemos y de la CUP ya se manifiestan en términos guerracivilistas o tratan de insultar removiendo sus cobardes y pírricos triunfos. Eso sí, impunemente, porque el ministro del ramo (de flores), es capaz de dejar en la calle a las 20 familias del Hogar Social pero ve una banderita del arcoíris y le vuelan mariposas en el orto. Que no hiciésemos lo mismo otros.