La izquierda lo vigila todo y a todos. El final de la libertad y de la libertad de expresión

Todo el mundo ha oído hablar de Auswitch. Pocos de la Lubianka. La Lubianka era la sede de la KGB en Moscú por la que pasaron  decenas de millones de rusos camino de los Gulag donde también por millones murieron. La Lubianka se está poniendo en marcha y tiene un instrumento maravilloso: las redes sociales.

La Lubianka podemita ha cazado recientemente ya dos víctimas. Unos municipales en Madrid a los que joderán en el trabajo y un Juez joderá por enviar sus opiniones, toscamente expresadas,  en un chat a 100 tios.  Y, además, la Lubianka podemita se puso ayer en marcha para joder a dos pobres españoles que subidos en un tanque tuvieron la ocurrencia de grabar y distribuir un video en tono jocoso y, como no, para joder a los pobres militares que cometieron el error de ser majetes con el pueblo y dejar subirse en el tanque a esos dos pobres españoles. Creemos que los militares ya tienen un expediente abierto.

 

Tienen el control absoluto de lo que pensamos y de lo  que decimos y no van a dudar un minuto en joder a quien  puedan y en cuanto puedan y cuanto más mejor. Las Redes Sociales son sus Comisarios Políticos, el final de la libertad de expresión y la trampa. Hablando de redes, la trampa de la araña. La milonga de los delitos  de odio es el instrumento para,  desde la izquierda, terminar, en el futuro, con toda oposición y poner en marcha la Lubianka. ¿Hablamos de un futuro lejano? No. Hablamos de un gobierno del PSC en Cataluña apoyado por Podemos y ERC y, al poco,  por una moción de censura en Madrid organizada por el nuevo Frente Popular.