Los hijos de los verdugos rojos piden a la Iglesia que se disculpe por dejarse matar

Definitivamente nos estamos volviendo locos. Miles de religiosos asesinados de manera salvaje, hasta el martirio, pegándoles fuego, toreándoles y poniéndoles banderillas, siendo estoqueados, eviscerándoles y rellenándoles de piedras, y mil tropelías más. Pues bien ahora los Foros de la Memoria dicen que son ellos los que deben pedir perdón por su participación en la guerra y su colaboración con la dictadura.

Estos descerebrados están haciendo una recogida de firmas que será entregada en la sede de la Conferencia Episcopal, aprovechando la beatificación masiva  que se está preparando para el próximo 11 de Junio. En lo que los desmemoriados de la memoria dicen: se pretende beatificar a 60 denominados “mártires de Cristo”.   Lo mismo se han pensado que se trata de un ascenso, que no tontines, que no que ellos ya ascendieron a donde tenían que ascender, como consecuencia de haber dado su vida de manera ejemplar, con sufrimientos salvajes, por la única culpa de vestir un hábito, llevar un rosario o una estampa, o haberles sorprendido rezando, que matasteis vosotros y vuestros amiguetes no sólo a obispos, sino también a novicias, a muchas de ellas las cortabais los pechos, a seminaristas, monaguillos, y hasta feligreses, solo por creer en un Dios que ha de juzgar a vivos y muertos.  Pues bien ahora estos anticlericales, en vez de pedir perdón ellos, lo que hacen es, en un totum revolutum, acusar a la iglesia de ser los responsables de graves violaciones de derechos humanos, durante la guerra y la posguerra,   tener connivencia con la dictadura franquista, legitimar la rebelión militar contra la democracia, “apoyo material prestado a Franco por la Italia Fascista y la Alemania nazi”, (esta ida de olla, no sabemos lo que es.) Participación en la represión, asistiendo espiritualmente a los que iban a ser ejecutados, en los campos de concentración, o de trabajo, siendo denunciantes, delatores, por conceder avales y salvoconductos, extendiendo la atmósfera de terror, elaborar la base del sistema ideológico totalitario del régimen, monopolización de un sistema de enseñanza represivo, alienante, clasista y sexista. Participación en la siniestra trama de robo de bebés, y represión contra otros pastores y fieles de otros credos. Por ello piden que la Conferencia Episcopal, pida perdón públicamente al conjunto de la sociedad española.

Caperucita también debía pedir perdón al lobo por la indigestión que le produjo la tela sintética de su roja caperuza, esto último lo digo yo, que no el escrito… eso sí, porque no se les ha ocurrido.

2626_oblatos.jpg