La hucha de las pensiones, la natalidad y otra vez… Franco. Por Álvaro Romero.

Que hay un riesgo de no llegar a cobrar las pensiones, tal y como las tenemos estructuradas, es una evidencia. Hay y se puede escribir mucha demagogia al respecto. Que si las autonomías, que si la mala gestión de los 18 Gobiernos españoles, que si los rescates a la banca, etc,etc,etc. Pero hay una cosa que hasta el más tonto de los mortales, tiene que estar de acuerdo y hasta los que lo niegan en público, lo saben y alguno te lo llega a reconocer en privado: la natalidad.

Hay que constitucionalizar la protección a la Familia, como ya hizo Franco en el Fuero del Trabajo. Perdónenme la pesadez, pero es que cada tema que te pones a repasar, estaba resuelto con Leyes tan constitucionales como las del Régimen franquista. Y digo constitucionales, porque hay que recordarles a algunos que su legitimidad, viene de allí y de la tan manida Transición.

Franco tuvo la avidez, de adelantarse unos años a la Declaración Universal de los Derechos del Hombre de 1948 en la que dice su articulo 3 “La Familia es el elemento fundamental y natural de la sociedad y del Estado”¿Se cumple en la actualidad este punto 3? Yo digo que no.

Mientras no creemos una nueva sociedad que gire en torno a un hombre nuevo y de un modo u otro con una concepción católica de la vida, antiliberales, antimarxistas. Una sociedad que no sea la suma de individuos, pero tampoco colectiva, si no una familia de Familias y de Hogares, como creo que fue Arrese quien lo definió, digo, mientras esto no seamos capaces de construirlo es difícil el siguiente paso.

El siguiente paso es crear un sistema de protección social y que esa protección social vaya entorno a la familia. La familia cristiana, naturalmente. Apoyando el matrimonio católico y la natalidad. Esa familia y no otras, será la que el Estado tenga que proteger en las relaciones laborales por encima de otras, en la atención sanitaria, por encima de otras. Por supuesto y ahora me pueden caer las hostias que no me han caído los que han leído hasta aquí, el Estado debe regular el trabajo de la mujer, potenciando el trabajo femenino (que lo hay) frente al exclusivamente masculino (que lo hay también).

Otro paso es acabar con leyes que atentan a la Familia, como el Divorcio (el paso de casi medio siglo de «avances» en este tipo de familias, necesitan de una regulación. Ojo, léase regulación. No extinción, ni nada de eso…esto sería tema de una ponencia en la nuevas bases del Régimen de Seguridad Social) el aborto, la contracepción y por supuesto el “matrimonio” homosexual.

Además y como dijo Girón en algún momento “Habrá que proteger a la familia en sus crisis posibles o en sus dificultades naturales”

Con esto para empezar y siguiendo con las demás premisas que todos sabemos y enunciadas más arriba: las autonomías, la mala gestión de los 18 Gobiernos españoles, los rescates a la banca…, pondremos el valor el Sistema de pensiones otros 40 años y esto está bien, pero además habremos extirpado de nuestra sociedad uno de los males que nos han traído hasta aquí y lo que nos queda por ver.