La Guardia Civil estrecha ahora el cerco a los CDR (Comités de Defensa de la República)

La Guardia Civil ahora acecha a los Comités de Defensa de la República; y poco a poco estrecha el cerco sobre ellos, se tiene ya bastante definida la composición de la cúpula de esa organización, así como el papel que desempeñó cada uno de ellos en el 1 de Octubre, así como la movilización de las huelgas generales que tuvieron lugar tras la votación.

El dossier está elaborado por la propia Guardia Civil, y en él estudia la responsabilidad que tienen, los líderes de la ANC y Òmnium, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, y también la de los Comités de Defensa del Referéndum, que luego posteriormente aprovecharon su infraestructura para pasar a ser los Comitès de Defensa de la República.-

El documento señala a los responsables de los CDR, responsabilidad esta que intentaron diluir los independentistas, a través de una dirección cuasi ácrata y asamblearia, por lo menos de cara a la galería, pero con la «emetérica» hemos chocado, y de los civiles es difícil reirse, estos consideran que el control de los CDR, estaría en manos de unas 20 personas que son las que marcan el ritmo al que deben bailar todos los demás, la estrategia de desobediencia civil activa para resistir «contra España».

La Guardia Civil señala al sector duro de la CUP, y más concretamente a los exdiputados David Fernández y Antonio Baños como principales responsables.
también se encontraría en la cúpula del CDR el republicano Ruben Wagesberg. El vicepresidente de Òmnium Cultural, (acaba de ser registrada por la Guardia Civil.)
También podría tener un implicación seria los representantes del sindicato de Estibadores Portuarios de Barcelona —entidad que fue registrada por la Guardia Civil el pasado lunes—, Marcel Mauri, también estaría implicado.

La Guardia Civil cree que estas organizaciones impartieron la teórica para obstaculizar a la administración, realizar cortes en las principales vías de comunicación y transportes públicos, todo ello abocado a conseguir una mayor eficacia y coordinación que conduzca a una desobediencia civil suficientemente fuerte para hacer ingobernable Cataluña.