La Guardia Civil aporta a los Tribunales de Justicia información implicando a 300 mozos de escuadra en actos de apoyo al proceso de rebelión catalana

Al Parecer los procedimientos judiciales van a llegar hasta donde sea necesario, sin temblar la mano de los Magistrados responsables, ya que debe haber tolerancia cero con prácticas que son de todo punto inadmisibles. Desde el Ministerio del Interior, lejos de querer prescindir del cuerpo de Policía Autonómica, consideran que es muy necesario, pero sin focos de rebeldía.
En origen han estado investigados por parte de la Guardia Civil un total de más de 3.000 Mozos, por su participación en comportamientos que podrían conllevar actuaciones disciplinarias, por acción, o sobre todo por omisión. Pero el caso de estos 300 guardias de corps del independentismo catalán es mucho más grave. Serían los que se han ocupado de obstaculizar y espiar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, los que han realizado seguimiento de políticos contrarios al independentismo, o los que en público, y en privado se han encargado de decir que no reconocían la Constitución, que desobedecían el art. 155, y que ellos no conocían más presidentes que Puigdemont, ni más leyes que las emanadas del “Parlament”. Mozos que se han declarado abiertamente supremacistas, independentistas, algunos de ellos, forman parte del colectivo Mozos por la Independencia, que están dispuestos a llegar al uso de las armas si hiciera falta. Mozos de la ANC, mozos que dirigen asuntos internos de la Policía Autonómica, y los cargos más altos del cuerpo, y siguen promocionando y dando trato de favor a los que se manifiestan independentistas, por lo que cada vez hay más separatistas en los núcleos de poder. Contra estos se va a actuar de modo más firme, quedando los otros 2.700 bajo la lupa de ver por donde se mueven ahora, y si tienen claro su posicionamiento y claras sus lealtades. Son precisamente los mozos que se consideran españoles, los que están siendo relegados a los peores destinos por su lealtad institucional, los que han facilitado y filtrado información a la Guardia Civil de los movimientos de los policías sediciosos.
Veremos a dónde nos lleva todo esto. Porque lo que está claro que trescientos tipejos armados… son muchos tipejos.

1 Comentario

  1. Estos 300 delincuentes deberían ser expedientados disciplinariamente, y suspendidos de empleo y sueldo, en los casos más leves, y en los más graves, además, ingresados en prisión preventiva, y juzgados.
    ASÍ SE HARÍA EN CUALQUIER PAÍS SERIO, Y CON UN GOBIERNO DECENTE, NO DE COBARDES Y CORRUPTOS, COMO EL NUESTRO.

Comentarios cerrados.