La fundación abortista Planned Parenthood pierde negocio en Iowa con la “Ley del latido de corazón”

Abortar será más difícil en Iowa. La gobernadora del estado, Kim Reynolds, ha firmado una ley que prohíbe a los médicos realizar el procedimiento después de que se detecte el latido cardíaco en el feto, cosa que sucede a las seis semanas de embarazo, más o menos. El «proyecto de ley del latido del corazón» solo esperaba ser ratificado y podría entrar en vigor el próximo 1 de julio.

«Creo que todas las vidas inocentes son preciosas y sagradas y como gobernadora, haré todo lo que esté en mi poder para protegerla y eso es justamente lo que estoy haciendo hoy», manifestó Reynolds en el momento de la firma. Los grupos de presión pro abroto pelearán con uñas y dientes para no ver mermado su negocio de muerte en el estado de Iowa. Esto es algo que sabe Reynolds quien afirmó: “Entiendo y anticipo que esta ley será desafiada por los tribunales y que de pronto le pondrán un freno hasta que alcance a la Corte Suprema”.

Iowa ya prohíbe la mayoría de los abortos después de las 20 semanas, de modo que ya es uno de los estados del país que imponía más restricciones al asesinato de inocentes a manos de sus propias madres. Esta recién aprobada ley requerirá que los médicos realicen un ultrasonido abdominal en la búsqueda del latido del feto a cualquier mujer que esté solicitando practicarse un aborto. Si se detecta, el médico no podrá efectuar el procedimiento